CMF Global Citizen UN

Claretian Missionaries – PROCLADE Internazionale

Building a new world

Trabajar por la paz y la reconciliación. Desde Italia

por | Sep 20, 2022 | Europa, Paz | 0 Comentarios

Trabajar por la paz y la reconciliación

«Cómo entender o qué significaría trabajar por la Paz y la Reconciliación

Angelo Cupini cmf

Casa en el pozo

Estamos al borde del abismo.

Los males con los que nos medimos en este tiempo son apocalípticos: la peste, el hambre, la guerra, por cuya liberación los cristianos rezaban con los antiguos rosarios.

Hoy la pregunta es: ¿cómo estamos viviendo este tiempo y qué cuestiones estamos poniendo en circuito?

En la guerra contra Ucrania, Europa expresó lo más hermoso de su tradición de humanidad: acogimos; resistimos el mal apoyando a las personas, a las familias que huían. Hemos reconocido que la carne de nuestro hermano es como la tuya.

Una cuestión inquietante: acogimos a ucranianos que huían y seguimos levantando muros para los refugiados de otras culturas y color de piel.

Nos movemos, con razón, por los que son agredidos, nos ponemos rígidos con los que vienen buscando protección a través del trabajo y el reconocimiento de los derechos humanos.

Angelo Cupini cmf

El nudo de la migración atraviesa todo el tejido político y social y, naturalmente, abre diferentes salidas según el programa electoral de cada uno.

Una pregunta para todos: salir del genérico, aprender a reconocer la diversidad de las poblaciones inmigrantes en el contexto de sus países de origen, dar la facultad de libre circulación (como fue el caso de los ucranianos), liberar la recepción de la máscara de seguridad que a menudo se convierte en el dintel del sistema, y hacernos ver las llegadas como una agresión. Piensa en una Europa que necesita fuerzas jóvenes para regenerar una nueva humanidad, quizá un poco más mestiza.

Un segundo elemento de observación. Empiezo por la crónica. En el período comprendido entre agosto de 2021 y julio de 2022, hubo 16 asesinatos de mujeres en Italia en contextos familiares y relacionales con armas de posesión legal. El número parece pequeño, pero representa el 14,8% de estos homicidios y feminicidios: una cifra relevante y preocupante si tenemos en cuenta que sólo el 6-8% de la población adulta italiana tiene licencia para poseer armas. Significa, de hecho, que las armas que se poseen legalmente con la motivación de querer defenderse de ladrones y asaltantes se utilizan más a menudo para matar a la esposa, la pareja o el ex que para defenderse de los robos en la propia casa.

Un chip de casi 1.000 millones de euros para financiar la innovación tecnológica en materia de defensa de la Unión Europea. Europa aún no tiene un ejército común y en 2025 estará compuesto por 5.000 personas, la Comisión pone en el bote para los próximos seis años, hasta 2027, un Fondo Europeo de Defensa (EDA) de 924 millones para avanzar en el armamento de los 27 más Noruega, liberándose del suministro de otros países y equipándose con armas tecnológicamente avanzadas.

El problema de las armas es agobiante en Europa, para los que atacan, para los que se defienden, para los que fabrican y comercializan armas. Mientras la cantidad de armas crece a pasos agigantados, el espacio para la palabra se reduce. 

Lo estamos experimentando en la actual guerra contra Ucrania. No hay espacio ni posibilidad de hablar, sólo las armas son silenciosas. 

La pregunta que nos hacemos es: ¿qué sentido tiene enviar armas cada vez más potentes a los combatientes para que maten, se maten y hagan matar a la población civil, las verdaderas víctimas de todas las guerras modernas?

Y siempre estamos en el umbral de usar armas atómicas.

Es vital luchar cada vez más contra la industria armamentística, porque ésta tiene una función directa: combatir la guerra con más guerra, con más guerra.     

Los sondeos nos dicen que la mayoría de la población italiana está en contra del envío de armas y quiere propuestas de mediación, de tregua, de acuerdo, sin faltar, sino cumpliendo, al deber de solidaridad con las personas que sentimos como hermanos.

Nos esforzamos por pensar en una alternativa radical y popular que sacuda y reduzca la agresión.

Una tercera actitud es leer la historia sin ideología, dividiendo en buenos y malos. Todos los ucranianos son buenos y los rusos malos. Las simplificaciones no nos hacen avanzar.

La guerra es una escuela de crueldad, de cinismo, de mentiras en la que todos estamos envueltos.

La tarea de los periodistas, a menudo con riesgo de su propio pellejo, es vital para esta función de conocimiento de los hechos. 

¿Cuándo pueden terminar las guerras?

¿Cuándo se pueden reconstruir las ciudades que se han convertido en fantasmas?

Pienso en las deportaciones de niños y jóvenes, robados a sus familias, para adoctrinarlos y que se conviertan en robots de pensamiento; esta desacralización de vidas, esta violencia que vuelve inhumanos a los humanos para realizar un principio de adaptación.

En estos frentes no hemos desarrollado pensamientos y prácticas; surgen preguntas: ¿qué futuro de la humanidad saldrá de estos sucesos; qué compasión crecerá en los corazones de la gente? ¿Cómo podemos activar caminos de reconciliación con uno mismo y con los demás, con la historia y con el futuro?

Tengo la percepción de que nos hemos encerrado en muchas declaraciones; tenemos pensamientos de pacifismo que no sacuden ni educe nel mal.

Tenemos palabras y prácticas que son tan simbólicas que no producen cambios. Nos estamos quedando atrás en todos los frentes, excepto en el de las armas. La historia de Ucrania lo documenta

Conciliación

En una imagen visionaria de Giorgio La Pira, ex alcalde de Florencia e inventor de los diálogos mediterráneos, se compara el Mediterráneo con la función del lago Tiberíades. En una carta al Papa fechada el 4 de mayo de 1958, escribió al Papa Pío XII lo siguiente:

«El Mediterráneo, el «Lago de Tiberíades» del nuevo universo de naciones; las naciones que están en las orillas de este lago son naciones adoradoras del Dios de Abraham, de Isaac, de Jacob; del Dios verdadero y vivo. Estas naciones, con el lago que las rodea, constituyen el eje religioso y civil en torno al cual debe gravitar el nuevo Cosmos de las naciones: de Oriente y Occidente se viene aquí; éste es el misterioso Jordán en el que el rey sirio (y todos los «reyes» de la tierra) debe lavarse para limpiarse de su lepra.

En esta Europa en la que miles de jóvenes presionan para entrar y que asalta esta fortaleza de derechos y economías, está el reto del Papa Francisco: el de una nueva santa alianza.

En esta alianza debemos encontrarnos con el Islam popular en la visión de la fraternidad universal de Francisco y de aquellos que en el sunnismo (Ahamad al Tayyib, de Al-Azhar) y en el chiismo (Al Sistani) han percibido la necesidad de una reforma humanista del Islam, de una vuelta a sus orígenes, de un diálogo de igual a igual con el cristianismo.

Este es el terreno en el que intentamos, también como comunidad de Via Gaggio, trabajar. Lo hacemos porque nos urge la vida de los adolescentes que han venido a vivir con nosotros, tanto de Egipto como de los países árabes. Desarrollamos un diálogo que no tiene intención hegemónica.

Las etapas más significativas por las que ha ido creciendo la propuesta de la Fraternidad Universal han sido para el Papa Francisco el viaje a Egipto en 2017, el Documento sobre la Fraternidad Humana para la Paz Mundial y la Convivencia Común (Abu Dhabi, 2019), la encíclica Hermanos Todos (2020) y el viaje a Irak (en 2021).

Así indica el documento de Abu Dhabi el tema de la ciudadanía: «El concepto de ciudadanía se basa en la igualdad de derechos y deberes bajo cuya sombra todos gozan de justicia. Por eso es necesario esforzarse por instaurar en nuestras sociedades el concepto de ciudadanía plena y renunciar al uso discriminatorio del término minorías, que lleva consigo el germen del sentimiento de aislamiento o de inferioridad; allana el camino a la hostilidad y a la discordia y arrebata los logros y los derechos religiosos de algunos ciudadanos al discriminarlos».

Este acuerdo está sosteniendo a muchos grupos y creemos que es la vocación de las comunidades humanas y religiosas.

¿Cómo vivir este tiempo?

Propongo un ejemplo que viene del cielo de un artículo del diario La Stampa di Torino del 8 de agosto de 2022 de Eva Giovannini titulado: Come in cielo così in terra.

Levantemos la vista y aprendamos de ella, de ellos, de esos dos seres humanos que en presencia del vacío cósmico trabajaron codo con codo durante más de siete horas, dejando de lado el hecho de que eran rusos, él, Oleg Artemev, y europeos, ella, Samantha Cristoforetti. El «paseo espacial» que vimos con admiración hace unos días -el 21 de julio- es mucho más que una gran hazaña tecnológica. Es la frontera actual más avanzada de la diplomacia.

Reflexionemos por un momento sobre lo que ocurre allí, a 400 km de altura, y en qué contexto geopolítico. Mientras en la Tierra Rusia invade Ucrania en la guerra más sangrienta del siglo, en la Estación Espacial Internacional una tripulación compuesta por tres rusos, tres estadounidenses y un europeo, se enfrenta al reto más complicado de los últimos treinta años: coexistir, cohabitar, cooperar a pesar de todo.

Por supuesto, la guerra en la Tierra ha repercutido directamente en muchos aspectos, hasta el anuncio de la retirada de los rusos del Iss en 2024, tras 30 años de cooperación entre nada menos que 15 países. Pero el grupo está trabajando.

La cuestión planteada por el cardenal Martini vuelve también para Europa: cómo podemos vivir en los mismos territorios como personas diferentes sin matarnos unos a otros, tolerándonos quizás, pero eso no es suficiente, debemos fermentarnos unos a otros.

Para fermentarnos, debemos encontrar espacios y gestos comunes, dar espacio para escuchar la palabra del otro, generar confianza en la vida cotidiana, atrevernos a la paz.  

Angelo Cupini cmf

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.