CMF Global Citizen UN

Claretian Missionaries – PROCLADE Internazionale

Building a new world

Sumanahali. 4 congregaciones femeninas juntas en la reintegración de enfermos de lepra. II. ODS 3,10,17

por | Jun 5, 2022 | Asia, Gente, Partners, People | 0 Comentarios

Sumanahali. 4 congregaciones femeninas juntas en la reintegración de enfermos de lepra. II. ODS 3,10,17

Thomas Scaria

Periodista de la Unión de Noticias Católicas de Asia

también para Matters India

La congregación de Mascarenhas educa a los hijos de los enfermos de lepra y los cría con dignidad.

Para ello, crearon la escuela St. Joseph, que utiliza el inglés como medio de instrucción, dentro del campus de Sumanahalli, donde ahora estudian unos 650 alumnos desde el jardín de infancia hasta el 12º curso.

San José de Tarbes La Hna. Messiah Joseph, que da clases en la escuela, dice que los niños «dan una base real a mi vocación».

La vicedirectora de la escuela, la Hna. Deva Priya, de San José de Tarbes, dice que le gusta interactuar con los alumnos. «Cada día es diferente con los alumnos y cada sesión es el cumplimiento de mi llamada divina», dijo a GSR. Incluso los alumnos parecen estar contentos.

Geethanjali y Huligama, dos chicas de noveno curso de la escuela, dijeron a GSR que la escuela les inculca confianza y autoestima.

«Mis padres son jornaleros, pero yo quiero ser funcionaria del gobierno», dijo Geethanjali.

Los residentes de Support, un hogar para personas con VIH/SIDA, trabajan en una unidad de fabricación de prendas de vestir como parte de la formación profesional en el campus de Sumanahalli en Bengaluru, al sur de la India.

Geethanjali y Huligama, dos alumnas de noveno curso de la escuela secundaria St. Joseph’s Convent, dicen que la escuela les ha inculcado confianza y autoestima. 

Joseph’s Convent High School fue creada por las hermanas de San José de Tarbes para educar a los niños de Sumanahalli y de los pueblos cercanos de Bengaluru, en el sur de la India. 

La Hna. Deva Priya, ante la pizarra, de las Hermanas de San José de Tarbes enseña en una escuela del campus de Sumanahalli en Bengaluru, India. 

Los residentes de Support, un hogar para personas con VIH/SIDA, trabajan en una unidad de fabricación de prendas de vestir como parte de la formación profesional en el campus de Sumanahalli en Bengaluru, al sur de la India. 

Geethanjali y Huligama, dos alumnas de noveno curso de la escuela secundaria St. Joseph’s Convent, dicen que la escuela les ha inculcado confianza y autoestima. 

Sumanahalli también acoge a pacientes con otras enfermedades, como el VIH/SIDA. GSR visitó Support, un centro de rehabilitación para el VIH/SIDA dentro del campus, atendido por las Hermanas Franciscanas de la Inmaculada.

La Hna. Antony Mary Susai, directora del centro, dice que los enfermos de VIH/SIDA se enfrentan a un aislamiento social similar al de los enfermos de lepra.

El apoyo atiende a 18 mujeres y algunos hombres indigentes que fueron rechazados por sus familias o remitidos por los hogares de retención del gobierno, dijo Susai a GSR. «No tienen a nadie ni a dónde ir, así que se quedan con nosotros», añadió.

Dijo que el papel de las hermanas es ayudarles a ser independientes.

A la hora de comer, todas las hermanas que trabajan en Sumanahalli se reúnen en el comedor con unos 100 residentes.

«Nuestro principal punto de encuentro es el comedor, donde nos relacionamos tanto con las hermanas como con los pacientes», dice la Hna. Fathima Mary Lourdraj, otra hermana franciscana que acaba de regresar tras atender a los pacientes en la clínica.

Los residentes de Sumanahalli comparten el almuerzo con las hermanas, los voluntarios y el personal. El día que el RSG visitó Sumanahalli, la comida fue servida por una familia hindú en una celebración de su aniversario de bodas. (Thomas Scaria)

Contó a GSR que aprendió a lavar y limpiar las heridas de los pacientes gracias a sus hermanas que solían venir del extranjero. «Me sorprendió la dedicación y el compromiso de las hermanas y los voluntarios del extranjero», añadió.

Las religiosas y los voluntarios extranjeros dejaron de venir a Sumanahalli hace dos años debido a las restricciones de viaje relacionadas con el COVID.

Mary D’Souza, enfermera y asociada laica de la Asociación del Buen Samaritano, visita Sumanahalli dos veces al mes como voluntaria. Dice que la enfermería es una vocación como la de las hermanas. «Me gusta mucho», dijo al RSG.

La hermana Genebibha Parbala Ekka, provincial de las Hermanas de Montfort, dijo a GSR que su congregación formó parte del equipo fundador de Sumanahalli. La congregación de las Hermanas de Montfort, fundada en 1703 en Francia, llegó a la India sólo cuatro años antes de que se iniciara Sumanahalli. La Sociedad Sumanahalli está formada por una junta directiva encabezada por su presidente y por todos los provinciales de las congregaciones religiosas que prestan servicio en ella.

La hermana Leela Cheenottu Vattukulam, una hija de la Iglesia, dice que las monjas italianas han servido a Sumanahalli desde 1978.

Vattukulam, que participó en programas de tratamiento en Sumanahalli de 1981 a 1992, recuerda haber trabajado con las hermanas franciscanas en las clínicas. Sigue atendiendo a pacientes de lepra en Mandya, a 62 millas al suroeste de Bengaluru.

«Era una alegría trabajar con religiosas de otras congregaciones y participar en actividades para reinsertar a los pacientes en la sociedad», dijo Vattukulam a GSR.

Sólo unos 100 pacientes de lepra curados residen ahora en el campus de Sumanahalli. Otros están instalados con sus familias en los pueblos. Sumanahalli ha construido, junto con el gobierno de Karnataka, unas 100 viviendas para pacientes curados de lepra en varios pueblos.

GSR visitó una de esas aldeas, Kenkeri, a 19 millas de Sumanahalli, con 25 casas, una clínica y un centro comunitario.

Varias personas de allí dijeron al RSG que ahora viven con dignidad, algo que nunca habrían podido imaginar como enfermos de lepra.

Los enfermos de lepra que se han recuperado son rehabilitados con puestos de trabajo, ya sea en el gobierno o en el sector privado. Varios residentes de Sumanahalli trabajan en Ahalli, una unidad de confección establecida en el mismo recinto. (Thomas Scaria)

Entre ellos están Nagaraj y Rathna, que el 30 de enero celebraron el 20º aniversario de su matrimonio tras la curación de su lepra. «Gracias a las hermanas de Sumanahalli, estamos felizmente instalados con trabajos en el gobierno. Nuestro hijo está haciendo la licenciatura en enfermería», dijo Nagaraj a GSR.

Sumanahalli también ha ayudado a asentar en la vida a los hijos de los enfermos de lepra.

Uno de ellos es Harshita, que llegó a Sumanahalli de niña con su madre, ambas víctimas de quemaduras por un ataque con ácido del marido y el padre. Harshita es ahora ingeniera de software en Bengaluru.

«He llegado a este nivel sólo gracias a Sumanahalli. Mi ambición es apoyar la educación de algunas chicas como yo», dijo a GSR en una llamada telefónica desde su oficina. La madre de Harshita trabaja en una fábrica de velas en Sumanahalli.

La historia de Sumanahalli comenzó en 1976, cuando el gobierno de Karnataka pidió a la archidiócesis de Bangalore que gestionara un programa para leprosos errantes en la ciudad. El gobierno asignó 60 acres en las afueras de la ciudad para ubicar el proyecto.

El arzobispo Packiam Arokiaswamy, jefe de la archidiócesis de Bangalore en ese momento, invitó a las congregaciones religiosas a pedir ayuda, y cuatro congregaciones femeninas respondieron.

«Aunque la coordinación la hacen los sacerdotes de vez en cuando, son las hermanas las que realmente gestionan el Sumanahalli», reconoce Kannanthanam.

Thomas Scaria

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.