CMF Global Citizen UN

Claretian Missionaries – PROCLADE Internazionale

Building a new world

Nigeria y los conflictos: Explorando la paz y la reconciliación ODS 16

por | Sep 21, 2022 | África, Paz | 0 Comentarios

Nigeria y los conflictos: Explorando la paz y la reconciliación

Cletus Onyema Obasi CMF

Nigeria: Provincia del Este.

Introducción

Nigeria se convirtió en una nación gracias a la amalgama realizada por Lord Lugard en 1914. El país es la nación negra más poblada del mundo, con más de 200 millones de habitantes. Se independizó de los británicos en 1960. Desde la independencia, el país ha pasado de un sistema democrático parlamentario a uno federal. El proceso democrático, sin embargo, se vio truncado por la guerra civil de 1967 a 1970. La guerra civil se libró principalmente contra la región oriental (Biafra), mayoritariamente cristiana. Al final de la guerra civil, la administración federal puso en marcha un programa de reconciliación, reconstrucción y rehabilitación, y declaró la etiqueta «Ningún vencedor, ningún vencido». El programa pretendía facilitar el sufrimiento de los biafranos y reintegrarlos en el país.

La Nigeria posterior a la guerra civil ha estado llena de experiencias conflictivas. Los militares se hicieron cargo de la administración del país y lo gobernaron dictatorialmente durante muchos años. El regreso del gobierno democrático en 1999 cambió la dictadura militar. Sin embargo, los numerosos conflictos que asolan el país no cambiaron. Si el conflicto no es étnico, es religioso o comunal. Las manipulaciones políticas, la corrupción y el mal gobierno son las “adobos” de los conflictos que ensucian el país. La utilización de la religión en los asuntos políticos crea tensiones nacionales entre los musulmanes del norte, principalmente, y los cristianos del sur, sobre todo. Esta tensión se vive cada año electoral. 

La inseguridad en su punto álgido

Nigeria vive hoy en día el apogeo de la inseguridad. Hay muchos grupos terroristas diferentes en Nigeria. El grupo terrorista Boko Haram comenzó en el estado de Bornu en 2002 y adquirió notoriedad en 2009. Desde sus inicios, la secta pretendía imponer una forma estricta de la sharia en Nigeria. Se ven a sí mismos como el «Pueblo Comprometido con la Propagación de las Enseñanzas del Profeta y la Yihad» (Jama’atu Ahlis-Sunnah Lidda’awati Wal Jihad). Aborrecen y odian la educación occidental. Los otros grupos terroristas son el África Occidental Islámica (ISWA), los bandidos y los pastores fulani. Desde su base de operaciones en el noreste de Nigeria, ahora están en todo el país, aterrorizando y matando gente.

El grupo Boko Haram comenzó con ataques a instalaciones gubernamentales, a las fuerzas armadas del gobierno y con atentados suicidas contra cristianos y propiedades. Cuando estas atrocidades no les sirvieron de nada, los bandidos y los pastores fulani avanzaron contra las comunidades cristianas y agrícolas. Hoy han ocupado todos los bosques de los 36 estados de la nación y la capital federal, Abuja. Están por todas partes, matando y secuestrando. Esto ha hecho que el país siga «sangrando sin cesar debido a las actividades impías de insurgentes, bandidos, pastores militantes, pistoleros desconocidos, secuestradores y agentes de seguridad de gatillo fácil». Ningún lugar parece ya seguro. Hogares, tierras de cultivo, mercados, carreteras, lugares de culto y presbiterios se han convertido en campos de secuestro y asesinato.

El negocio de los asesinatos y los secuestros y sus efectos

El aumento de la inseguridad ha hecho que muchas escuelas cierren en Nigeria. Las escuelas de los numerosos estados con problemas no han reabierto por la seguridad de los estudiantes. En abril de 2014, unas 267 niñas de Chibok, en su mayoría cristianas, fueron secuestradas en el estado de Bornu. Todavía están en cautiverio. Entre diciembre de 2020 y octubre de 2021, unos 1.436 estudiantes y 17 profesores fueron secuestrados en Nigeria por diferentes grupos armados. Esto ha provocado el cierre prolongado de las escuelas en algunos estados como Bornu, Kaduna, Benue, Nazarawa, Zamfara, Yobe, Sokoto y Katzina. Estos estados se encuentran en las regiones del noreste, centro-norte y noroeste de Nigeria. Algunos de los estudiantes secuestrados también han sido asesinados.

El periódico nigeriano Punch del 14 de abril de 2022 cita al director de Amnistía Internacional, Osai Ojigho, afirmando que cinco de los 19 estudiantes secuestrados en la Universidad de Greenfield, Kaduna, fueron asesinados, mientras que uno de los 333 estudiantes secuestrados en Kankare fue asesinado. Cinco de los 276 estudiantes secuestrados en Dapchi fueron asesinados. Cinco de los 136 estudiantes secuestrados en la escuela Salihu tanko Islamiya de Tegina fueron asesinados. Por lo general, las víctimas asesinadas o aún en cautiverio son en su mayoría cristianos.

Según aciafrica.org, un grupo de la sociedad civil, entre 2009 y 2021, se estima que un total de 17.500 iglesias y más de 2.000 escuelas cristianas fueron atacadas; diez millones de cristianos del norte fueron desarraigados, y seis millones se vieron obligados a huir de sus hogares para evitar ser asesinados a hachazos por los yihadistas ((https://www.aciafrica.org/news/5682/alarm-as-over-6000-christians-hacked-to-death-in-nigeria-in-fifteen-months-report).

En los últimos cinco años, 4 de nuestros sacerdotes claretianos han sido secuestrados, y en algunos casos se pagaron rescates antes de que los secuestradores los liberaran. Además, un obispo católico ha sido secuestrado, y un buen número de monjas y seminaristas también han sido víctimas.

La inseguridad en el país ha afectado a nuestra actividad pastoral. Los desplazamientos están vigilados y el sistema educativo se ve afectado. El objetivo de alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Nigeria está en duda en medio de la inseguridad. Es dudoso que Nigeria pueda garantizar el ODS 4 de una educación de calidad inclusiva y equitativa y promover oportunidades de aprendizaje permanente para todos en 2030. También es cuestionable lograr la igualdad de género (ODS 5) y empoderar a todas las mujeres y niñas cuando muchas escolares son secuestradas o garantizar la disponibilidad y la gestión sostenible del agua y el saneamiento para todos en el período examinado.

Una serie de incidentes de gran repercusión este año, 2022, ha llamado especialmente la atención sobre esta cuestión. Hasta 40 fieles fueron asesinados en una iglesia del estado de Ondo, en el suroeste, el 5 de junio, y el líder de la Iglesia Metodista Samuel Kanu Uche fue secuestrado en el sureste el 29 de mayo de 2022. Entre enero y julio de 2022, más de 18 sacerdotes católicos fueron secuestrados y unos tres fueron asesinados (https://punchng.com/how-18-catholic-priests-were-kidnapped-in-2022/).

La respuesta del gobierno

La respuesta del gobierno nigeriano a toda esta criminalidad cometida por los terroristas pastores Fulani, los bandidos y Boko Haram es muy pobre, si es que hay alguna. El gobierno se muestra bastante complaciente con las matanzas y los secuestros. Al negarse a responder a las alertas de ataques inminentes contra escuelas en todo el norte del país, el gobierno no ha logrado evitar el secuestro masivo de miles de niños en edad escolar. Amnistía Internacional y los nigerianos creen que «en todos los casos, las autoridades nigerianas se han mostrado escandalosamente poco dispuestas a investigar estos ataques para garantizar que los autores de estos crímenes se enfrentan a la justicia».

La Iglesia y el voto de censura al gobierno

La Iglesia es una de las principales víctimas de los ataques terroristas en Nigeria. Muchas iglesias han sido destruidas; los cristianos católicos han sido secuestrados, asesinados y dejados sin lugares de encuentro y celebración, en muchos de los Estados de Nigeria. Sin embargo, la Iglesia Católica ha seguido siendo la voz de los sin voz. Las jerarquías cristianas han condenado repetida y sistemáticamente los actos de terrorismo y la gestión de la inseguridad en el país por parte del gobierno. La Conferencia de Obispos Católicos de Nigeria ha aprobado un voto de censura contra el gobierno de Buhari y su partido. 

La Conferencia Episcopal de Nigeria (CBCN) considera que Nigeria está atravesando el capítulo más oscuro de su historia. La Iglesia condena la falta de seriedad del gobierno a la hora de asegurar la nación, que «después de los abultados presupuestos anuales y las repetidas garantías del gobierno de que está al tanto del asunto, nuestro país sigue plagado de inseguridad. Esto es una vergüenza». El CBCN confirma que «la pobreza extrema, el aumento de la tasa de desempleo, la espiral de la inflación, el colapso de la economía, con la carga de la deuda cada vez mayor, y el empeoramiento de la inseguridad se han combinado para complicar la situación del nigeriano medio, que parece condenado a una vida de penurias intolerables y de miseria inmerecida».

La Iglesia culpa al gobierno de la corrupción y de la falta de buen gobierno, que se traducen en pobreza extrema, desempleo, penurias, delincuencia y conflictos violentos. La Iglesia subraya al gobierno que la primera responsabilidad que cualquier gobierno debe a sus ciudadanos es la seguridad de sus vidas y propiedades, y por tanto los nigerianos tienen derecho a vivir en un país seguro y protegido. Esto es básico; todo lo demás se deriva de ello.

El mensaje de la paz y la reconciliación

La cuestión de la paz y la reconciliación en Nigeria plantea muchos interrogantes. Por ejemplo, ¿con quién se hace la paz? ¿Quiénes son los autores de la criminalidad en el país? ¿Cuáles son los temas en disputa? ¿Cuáles son los delitos de las víctimas para merecer los castigos que se les imponen? La paz es un proceso. La reconciliación, como sabemos, no puede lograrse sin la paz. Se necesitan los esfuerzos de colaboración del gobierno, los autores y las víctimas para lograr la paz y la reconciliación.

La Iglesia es un agente y precursor de la paz y la reconciliación. Sin embargo, cuando los esfuerzos de la Iglesia no son aceptados por los autores del conflicto, la realización de la paz se retrasa o es inalcanzable. La Iglesia es un instrumento de Dios, que perdona y seguirá rezando y trabajando por una solución pacífica de los conflictos en Nigeria. La paz es posible si el gobierno y los líderes religiosos y comunitarios colaboran y dialogan para ofrecer soluciones a la persistente inseguridad en Nigeria. Es urgente que el gobierno deje de negociar con los grupos criminales y de pagar rescates a los secuestradores.

Hay que devolver la dignidad a las víctimas de los secuestros y a los asesinados. Deben devolverse las tierras ancestrales, los hogares y las tierras de labranza de las personas desalojadas a la fuerza por los terroristas. Los militares deberían ser más proactivos en el cumplimiento de sus deberes. Los autores de los crímenes deben ser detenidos y procesados. Hay que hacer justicia y ver que se hace para conseguir el objetivo deseado de la reconciliación. La Iglesia Católica, estoy seguro, está dispuesta a ayudar al gobierno a conseguir la deseada paz y reconciliación en Nigeria. A través de la Iglesia, Dios se reconcilia en Cristo con el mundo, sin tener en cuenta sus crímenes, y nos confía el mensaje de la reconciliación (2 Cor. 5: 18 -20). 

Cletus Onyema Obasi CMF

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.