CMF Global Citizen UN

Claretian Missionaries – PROCLADE Internazionale

Building a new world

III. La DNUDPI, el Ministerio y la construcción de la Paz y el Diálogo (La ONU Pueblos Indígenas. Kenya) ODS 16

por | Sep 21, 2022 | África, Paz | 0 Comentarios

III. La DNUDPI, el Ministerio y la construcción de la Paz y el Diálogo

Robert Omondi, Apiyo, cmf

Dip. Ciencias del Desarrollo Humano

B.A. en Filosofía; B.A Ministerio Social,

Coordinador JPIC St. Charles Lwanga Ind. Del.

Coordinador Claretianos en el PNUMA

Claretiano Independiente Del. de San Carlos Lwanga: África Oriental

UNDRIP, Pastoral Juvenil Indígena y Paz

El grupo demográfico que el Estado y la Iglesia definen como un grupo homogéneo de jóvenes constituye también lo que el grupo indígena del norte de Kenia llamaría Moraans. Se trata de guerreros indígenas muy móviles y jóvenes, tradicionalmente preparados para proporcionar seguridad defensiva y ofensiva en una zona muy volátil caracterizada por una larga tradición de asalto armado al ganado.  La pastoral juvenil en esta zona debe tener en cuenta que existe una población importante de jóvenes que pertenecen a la categoría de los Morgan. Por lo tanto, existe un fuerte vínculo entre la pastoral juvenil y la pastoral de la paz en estas zonas.

En lo que respecta a la provisión de educación como bien público, la educación formal sedentaria diseñada por el Estado y los planes de estudio no tienen en cuenta la realidad distintiva de los jóvenes guerreros indígenas (Moraans) altamente móviles y activos. Se trata de un grupo vital y sensible que tradicionalmente se aparta para proporcionar seguridad física dentro del ecosistema de vida de los pueblos indígenas. En la medida en que la economía de los pueblos indígenas se basa predominantemente en el ganado, el ecosistema de los pastores producirá sistemáticamente Moraans para la seguridad física en una zona altamente volátil caracterizada por asaltantes de ganado bien armados.

Dentro de la iglesia, los Moraan-guerreros, por edad, pertenecen a la categoría de jóvenes. Por lo tanto, serían un grupo objetivo para la pastoral juvenil. Sin embargo, dada su gran movilidad y su formación en la vida guerrera, la Iglesia no ha encontrado una forma distintiva e innovadora de evangelizarlos o acompañarlos. Las diferentes entidades de las oficinas de Justicia y Paz de la Iglesia aún no han encontrado una forma de llegar a su universo único como actores principales en el tema de la paz y la seguridad. Aunque la Iglesia no está obligada por la DNUDPI como marco, tiene la obligación de estudiar la realidad del ecosistema vital de los pueblos indígenas con nuevas lentes.  Estas lentes deben ayudarla a rediseñar un enfoque de evangelización que responda a su ecosistema único.  Esto también implicaría releer doctrinas sociales recientes como Laudato Si no sólo como un documento «verde» sino con una clave hermenéutica integralmente humanizadora que incluya dirigirse al cuerpo de la iglesia que constituye el pueblo indígena.

Marco de la DNUDPI y buenas prácticas congregacionales

La presencia claretiana entre los indígenas Turkana en la Misión de Ngaremara, en el Vicariato Católico de Isiolo, acompañada ministerialmente por los Claretianos, está llegando a una década. Todavía tenemos que establecer un enfoque ministerial distinto, diseñado estratégicamente para un apostolado receptivo entre el pueblo de los pastores propensos al conflicto. Es obvio que adaptar el marco de la DNUDPI en un Estado no signatario sería un reto. Sin embargo, hay modelos de los que podríamos aprender para enriquecer nuestro ministerio con los pueblos indígenas de una manera más cercana al marco de la DNUDPI. Una conferencia continental en particular de la que podemos aprender es Claretianos en las Américas (MICLA).

Hacia la construcción de un Ecosistema Pastoralista Pacífico a través de Operaciones de Desarrollo e Investigación [Centro- Ppedro].

El marco de la DNUDPI también puede ser utilizado como guía en la congregación al iniciar un ministerio para servir a las causas específicas y distintas de los pueblos indígenas. A este respecto, la Congregación cuenta con un rico patrimonio ministerial al servicio de la causa de los pueblos indígenas en la persona del difunto obispo Pedro Casaldàliga cmf. Dom Pedro, entendió el «Mundo Indígena» como un campo pastoral único y distinto. También comprendió la necesidad de aplicar simultáneamente el Enfoque Basado en los Derechos Humanos (EBDH) así como el Enfoque Basado en la Distinción (EBD).

Afirmó claramente que su primera prioridad de evangelización era estar al servicio de los pueblos indígenas. Habló también de una Pastoral Indígena, destinada a recuperar la identidad de todos los pueblos indígenas; sus derechos plenos; sus territorios; sus culturas, y dentro de sus culturas, sus lenguas particulares (la lengua es la mitad de la cultura de un pueblo; mientras un pueblo mantenga su propia lengua sigue siendo «ese» pueblo). Además, sostuvo que la cuestión de la tierra debe estar en el centro de la Pastoral Indígena. Esto, observó, sólo puede hacerse eficazmente tras la formación de los líderes de los pueblos indígenas a través de la educación de sus derechos. Finalmente, señaló la importancia de formar una coalición de Misioneros para los Indígenas para formar una solidaridad profética en nombre de los pueblos indígenas.

Nuestra Misión entre las comunidades de pastores en la Misión de Isiolo-Kenia también necesita cierto nivel de reconfiguración. Inspirada en el espíritu de Dom Pedro y en las normas de la DNUDPI; necesita reorganizarse para servir a las Causas para los Indígenas. Por esta razón, se han iniciado reflexiones de menor nivel para una iniciativa de paz llamada Centro- Ppedro. Pedro’ se refiere aquí a la inspiración de la persona del Obispo Pedro Casaldàliga cmf hacia el establecimiento de un enfoque ministerial de paz para la construcción de un Ecosistema de Pastores Pacíficos a través de Operaciones de Desarrollo e Investigación [PpEDRO].

Robert Omondi, Apiyo, cmf

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.