CMF Global Citizen UN

Claretian Missionaries – PROCLADE Internazionale

Building a new world

Héroe vestido de civil ODS 16 ES

por | Abr 18, 2022 | Europa, Paz | 0 Comentarios

Héroe vestido de civil

Francis Amponsah

(Candidato a doctor-investigador) Universidad de Radboud, Nijmegen,

 Departamento de Geografía, Planificación y Medio Ambiente

A medida que el ataque, no provocado, de Rusia contra Ucrania va superando su primer mes de vida, los indicios optimistas de que pronto pueda llegar a su fin son escasos. Para los gobiernos de todo el mundo, esto ha supuesto el aumento de las sanciones y las conversaciones estructuradas con diversas constelaciones de aliados políticos sobre lo que se puede hacer para apaciguar, castigar o negociar con Rusia. Para los consumidores, esto ha significado el aumento de los precios en la bomba, la tienda de comestibles, y los precios de los servicios públicos impactantes.

Las cadenas de noticias de todo el mundo están enviando un aluvión de historias sobre el ataque a Ucrania, la toma (y recuperación) de ciudades y pueblos ucranianos, y las consecuencias económicas y geopolíticas del conflicto. Cuando están disponibles, las emisoras informan sobre cualquier retazo de información fiable que sugiera un final a la vista. Mientras tanto, los ojos abiertos de los agoreros de todo el mundo se enfrentan a las horribles imágenes de la guerra, el sufrimiento y las ciudades, antes hermosas, bárbaramente destruidas por misiles y otras municiones. Estas imágenes inundan nuestra vida cotidiana no sólo a través de los medios de comunicación tradicionales, sino también a través de las redes sociales, que presentan sin reparos una sobreabundancia de vídeos e imágenes de aficionados que documentan el conflicto. A la sombra de los juegos de poder políticos mundiales, la rápida cobertura de las noticias y el constante flujo de imágenes y vídeos sombríos, el pueblo ucraniano sigue avanzando.

El pueblo ucraniano se ha convertido en héroe contra su voluntad, detenido en el punto de mira de un conflicto que no ha creado. Estos héroes existen en muchas formas. Son los valientes periodistas que se ponen varias capas de protección antes de salir a las calles devastadas y continuar con la cobertura del conflicto. Son los niños asustados, que fingen valentía para las cámaras de los telediarios y para contener las lágrimas de sus madres. Son los soldados congelados, que por conscripción o por elección atraviesan el paisaje cicatrizado de su patria, soñando con el día en que la guerra sea un recuerdo lejano y no en sus patios. También son todos aquellos que han huido, a veces sólo con unas pocas maletas y miembros de la familia a cuestas.

Cada uno de estos refugiados lleva una cantidad variada de equipaje literal y emocional, ya que están desplazados dentro y fuera de las fronteras de su país, a menudo luchando con los recuerdos de aquellos que tuvieron que dejar atrás. También debemos recordar a quienes vivían, trabajaban o estudiaban en el extranjero cuando comenzó el conflicto. Aunque se libraron de presenciarlo con sus propios ojos, en su lugar tienen que verlo casi en tiempo real desde los monitores de los ordenadores y las pantallas de televisión, a menudo soportando un estrés emocional similar al de la culpa del superviviente.

Estos héroes cotidianos están atrapados entre los colmillos de un autócrata despiadado y atrapados en las complejas interdependencias económicas y (geo)políticas que hacen que incluso las naciones y empresas más ricas del mundo se abstengan de actuar contra su agresor. Estos vecinos, amigos, profesores, enfermeras, vendedores, presentadores de noticias, médicos, escolares, hermanos, madres, padres, entre otros muchos, recibieron un legado de difícil realidad tanto por las interdependencias mencionadas como por siglos de caótico compromiso con Rusia y otros ocupantes.

Así que solidaricémonos con los ucranianos, es lo mínimo que podemos hacer. Con casi todos los países de la Tierra lanzando numerosos esfuerzos de apoyo, podemos trabajar para encontrar las formas más adecuadas de involucrarnos. Las acciones pueden incluir la donación de fondos, alimentos y otros bienes a organizaciones e iniciativas acreditadas, abrir el propio hogar a los refugiados ucranianos, estar atentos a las noticias falsas y denunciarlas siempre que sea posible, presionar a los políticos y a las empresas que se mueven con lentitud o ineficacia en el apoyo a Ucrania, animar a las universidades a asignar fondos y/o puestos para los becarios ucranianos, organizar el transporte de los refugiados ucranianos y, lo más importante, elevar las voces ucranianas.

Este último punto, en particular, puede parecer difícil de lograr, pero Ucrania mantiene un panorama mediático diverso, especialmente con sus medios independientes que publican en espacios mediáticos no tradicionales. Compartir, tuitear, publicar e interactuar con estas fuentes mediáticas, en lugar de hacerlo únicamente con las fuentes occidentales, ya es un paso en la dirección correcta. Los periodistas occidentales independientes cuyo trabajo depende de los espacios mediáticos no tradicionales, como las redes sociales, parecen estar gestionando esto bien destacando e informando desde fuentes de noticias ucranianas fiables en lugar de sobre-amplificar los mismos y pequeños círculos mediáticos occidentales. Su voluntad de comprometerse con las voces ucranianas y promoverlas es refrescante. 

Por supuesto, este punto y la lista anterior no son exhaustivos. Hay un sinfín de formas de apoyar a Ucrania, y algunas acciones serán más factibles para algunos de nosotros que otras. Así que, aunque nos sintamos impotentes en momentos como éste, aún somos capaces de utilizar la influencia que tenemos para mostrar activamente nuestro apoyo y solidaridad. Y mientras nuestras vidas cotidianas se ven inundadas por la preocupación por el aumento de los precios de los alimentos y el combustible y las noticias esbozan escenarios catastróficos que implican armas químicas o nucleares, recordemos a las personas atrapadas en el corazón de este conflicto.

Millones de ucranianos, junto con sus esperanzas y sueños para el futuro, permanecen suspendidos en la incertidumbre y el miedo como resultado de la guerra de Putin, pero aunque sea difícil de creer en este momento, este conflicto también pasará. Por ahora, mientras la oscuridad del miedo y la incertidumbre parecen ingerir el horizonte, dejemos que nuestro apoyo y solidaridad representen algo de luz en esta oscuridad.

«Cuando estés al final de tu cuerda, haz un nudo y agárrate». Theodore Roosevelt

Francis Amponsah

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.