CMF Global Citizen UN

Claretian Missionaries – PROCLADE Internazionale

Building a new world

¿Es el Coltán un mineral de sangre, imprescindible? ODS 8,9,10,12,16 ES

por | Feb 6, 2022 | África, Gente, Planeta, Progreso | 0 Comentarios

 

 

Problemática de la extracción de Coltán

 

Arturo Peñas Jiménez

Ingeniero de Minas. Energía

Seglar Claretiano

Introducción

 

Hay materias primas clasificadas como «críticas” por su alto riesgo de interrupción del suministro por parte de los países de los que depende la UE para las importaciones. Dentro de esta lista de los considerados críticos está el coltán. Se trata de un óxido ferroso compuesto del que se extraen el tantalio y el niobio, cuya importancia estratégica radica en que, gracias a sus extraordinarias propiedades, desde hace poco más de medio siglo se han convertido en esenciales para las tecnologías modernas. Tanto el Tantalio como el Niobio son empleados para fabricar componentes de nuevas tecnologías: procesadores y condensadores electrónicos, telefonía 5G, televisores de pantalla plana, ordenadores portátiles, marcapasos cardíacos, piezas de ortodoncia, intercambiadores de calor y aleaciones resistentes a la abrasión, a la corrosión y a la temperatura.

 

A pesar de su importancia en el mundo actual, la extracción de coltán tiene lugar en muy pocos países.  La mayor parte del mismo se extrae en Ruanda y la República Democrática del Congo (RDC), áreas conocidas por problemas relacionados con los minerales de conflicto. Juntos representan alrededor del 60 por ciento de la producción mundial. Otros países con peso en la extracción de este mineral son Nigeria, Brasil y China.

 

República Democrática de Congo.

 

Gran parte del coltán del país se extrae de forma artesanal con el trabajo minero de más de 40.000 niños y adolescentes que provienen de aldeas y pueblos remotos de Kivu, abandonan la escuela o nunca han tenido la oportunidad de asistir a ella.

 

La informalidad del sector extractivo ofrece oportunidades laborales atractivas para los niños vulnerables, que sirven como reserva de mano de obra barata. Los niños trabajan como excavadores y lavadores en condiciones peligrosas. También se involucran en el contrabando menor, vendiendo coltán por una miseria en las ciudades a lo largo de las fronteras con Burundi, Ruanda y Uganda. Al realizar un trabajo minero de adultos en un entorno peligroso, muchos niños se enfrentan al acoso, el abuso y a la mala salud.


Los riesgos laborales incluyen la exposición diaria al radón, sustancia radiactiva asociada con el coltán. Un simple pastor congoleño puede dedicarse al contrabando de coltán escondiéndolo en el tanque de gasolina de una moto o en un compartimento secreto debajo de un camión; así pasa a la vecina Ruanda. En múltiples casos la policía fronteriza aparta la mirada a cambio de sobornos.


Por otro lado, más de cien grupos armados se esconden en la selva y llevan a cabo atrocidades en el conflicto más sangriento desde la Segunda Guerra Mundial, compiten por el control de las minas más valiosas de la región y obtienen enormes beneficios del comercio de minerales.

 

El control de China sobre los recursos necesarios para muchas tecnologías no se limita a su presencia minera; tiene un papel aún más dominante en el procesamiento y refinación de muchos minerales críticos. Al menos durante la próxima década, estas realidades le darán a China un poder económico y geopolítico real y percibido.

 

En el año 2010 Barack Obama aprobó la Ley Dodd-Frank de reforma financiera que incluía una sección especial sobre los minerales de conflicto. Obligó a las empresas estadounidenses que cotizaban en bolsa a revelar si sus productos incluían alguno de los minerales en conflicto, y en caso afirmativo, a identificar si las minas estaban controladas por grupos armados de la R.D. Congo o de países vecinos. Sin prohibir explícitamente el uso de estos minerales, las empresas se lo pensarían dos veces ante la perspectiva de ver su nombre asociado a esta situación. 

 

Sin embargo, el seguimiento de la cadena de procesado del polvo de coltán para la obtención del tántalo y su posterior utilización en la industria electrónica es complejo y diversificado. En la actualidad 2/3 partes de las empresas no son capaces de determinar el origen de los minerales incluidos en sus productos.

 

Con todo ello, resulta muy difícil mitigar esta situación donde se vulneran los derechos humanos, en particular los de los niños, con el agravante de la violencia provocada por las distintas milicias presentes. Una vez más, el país que tiene el recurso sólo obtiene explotación y conflicto, mientras que el beneficio queda fuera de sus fronteras.

 

Caso español: Mina de Penouta

 

En España sólo hay un yacimiento de coltán activo, el único en Europa. Las condiciones de explotación son totalmente distintas a la situación congoleña: se aplican estándares europeos de contratación y seguridad para los empleados, así como la utilización de maquinaria moderna.  La Mina de Penouta extrae junto con casiterita, columbo-tantalita, minerales de Sn, Nb y Ta. Se localiza en el Concello de Viana do Bolo, ubicada en el borde centro-oriental de la provincia de Ourense. En la actualidad esta mina cuenta con unas reservas de unos 12 millones de toneladas y 70 empleos directos. La tecnología empleada para la extracción del Sn, Nb y Ta consiste en un proceso sencillo, exento de productos químicos y residuos nocivos para el medio ambiente.


Las etapas principales del proceso son molienda, concentración gravimétrica y separación magnética. La capacidad de procesamiento de las antiguas balsas de residuos y escombreras es de un millón de toneladas de material de alimentación al año y el proceso se realizará durante los próximos 10 años de aprovechamiento (aunque existe la posibilidad de extraer otros subproductos como arcillas, cuarzo o feldespato). 

La empresa minera, en su apuesta por el compromiso medioambiental y desarrollo sostenible, adquiere una política basada en la responsabilidad de proteger y rehabilitar el medio ambiente en los lugares donde está la operación minera desde el momento cero del proyecto. Los objetivos ambientales a cumplir por la empresa son:

 

  1. Garantizar el mínimo impacto ambiental de las actividades planificadas a través del conocimiento del medio afectado y el control de los aspectos ambientales significativos.

2.     Hacer un uso eficiente del agua, maximizando su reutilización y evitando cualquier tipo de vertido incontrolado tanto en aguas superficiales como en subterráneas.

  1. Reducir las emisiones a la atmósfera y usar métodos adecuados para reducir el posible polvo generado, así como el ruido y las vibraciones al exterior.
  2. Identificar las posibles áreas protegidas (reservas naturales, hábitats protegidos, etc.) presentes en la zona del proyecto y solicitar las autorizaciones previas para trabajar respetando las normas internas de actuación dentro del espacio protegido.
  3. Reducir los impactos sobre el terreno y la vegetación existente, minimizando el área de ocupación.
  4. Al finalizar los trabajos, el emplazamiento de las obras del proyecto deberá quedar libre de residuos de cualquier tipo.

A la conclusión de las labores mineras se ha definido también un Plan de restauración que asegura la rehabilitación ambiental de todo el ámbito del proyecto y contempla el desmantelamiento progresivo de las instalaciones industriales. Estas medidas se aplicarán para la recuperación de la flora y fauna conforme a los criterios de integración paisajística del entorno.


¿Hay alternativa al coltán?

 

Como suele ocurrir en los procesos de producción, las alternativas a los productos ya implantados masivamente y que están generando grandes beneficios a las empresas explotadoras, no son muy visibles. No se fomentan ni tampoco se investigan como sería deseable. Sin embargo, se pueden encontrar algunas.

 

Para el caso de los fabricantes, existen materiales con propiedades similares al coltán, que se podrían usar en los diferentes productos y componentes: el grafeno, el polímero de aluminio (PACl) o los condensadores de cerámica (MLCC).

 

Sin necesidad de grandes compromisos, se debe alargar la vida útil de la tecnología que usamos. A menudo se cambia de móvil sólo por adquirir otro más moderno.

 

Un proyecto interesante que ayuda a reparar los propios dispositivos para alargar su vida útil son los Repair Café, lugares de libre acceso donde se queda con otras personas para arreglar ropa, muebles, bicicletas, juguetes… y también tecnología. Allí está un grupo de voluntarios con conocimientos y habilidades para reparar toda clase de artefactos.

 

Adquirir productos electrónicos de comercio justo y/o con certificado de tecnología “libre de conflicto”. Un ejemplo en el mundo de los móviles es Fairphone y Somos Conexión en el de las compañías operadoras de telecomunicaciones.

Adquirir tecnología modular, esto es, con componentes que se puedan reemplazar si se avería una parte o se queda obsoleta, sin necesidad de sustituir el dispositivo completo.


La campaña Tecnología Libre de Conflicto es una iniciativa de la ONG ALBOAN para dar a conocer la conexión que existe entre los móviles y ordenadores con la guerra en el este de R. D. Congo. Plantea propuestas de colaboración al alcance de la mano para contribuir a terminar con la violencia. Así, proponen iniciativas como promover campañas para que los responsables políticos se comprometan a poner en marcha políticas de “compra pública ética”. Se trata de que los ayuntamientos, cuando necesiten renovar sus equipos informáticos (ordenadores, pantallas, etc.) o adquirir nuevos productos electrónicos, tengan en cuenta criterios éticos, sociales y medioambientales, y no sólo el precio o las características técnicas.

 

Las administraciones públicas en España gastan anualmente miles de euros en tecnología y, por lo tanto, pueden utilizar su poder de compra para elegir bienes y servicios que ofrezcan buenos resultados sociales. También pueden proponer incentivos a las empresas, para que desarrollen una gestión socialmente responsable y respetuosa con los derechos humanos en sus cadenas de suministro.

Arturo Peñas Jiménez

Ingeniero de Minas. Energía

Seglar Claretiano

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.