CMF Global Citizen UN

Claretian Missionaries – PROCLADE Internazionale

Building a new world

Conferencia Estocolmo +50 sobre Cambio Climático ODS, 6,12,13,14,15

por | Jun 4, 2022 | 2030 Agenda, Planeta | 0 Comentarios

Lecciones de la Conferencia Estocolmo+50 

Stockholmsmässan, Estocolmo, Suecia

2 y 3 de junio de 2022,

Robert Omondi cmf

Representante de la CMF ante la ONU-Medio Ambiente Nayrobi

Para dar cumplimiento a la resolución 75/280 de la Asamblea General de la ONU del 25 de mayo de 2021, la comunidad medioambiental mundial se reunió en Estocolmo, Suecia, entre el 2 y el 3 de junio de 2022 con el fin de celebrar una conferencia medioambiental internacional titulada «Estocolmo+50: un planeta sano para la prosperidad de todos – nuestra responsabilidad, nuestra oportunidad». La reunión contó con la presencia del Secretario General de la ONU, António Guterres, quien reiteró la necesidad de liderazgo en el esfuerzo para «poner fin a una guerra suicida contra la naturaleza» para «rescatarnos de nuestro desastre medioambiental».

Nosotros, como claretianos, participamos en esta reunión bajo nuestro nombre acreditado por el UNEP de Fondazione Proclade Internazionale-Onlus.  El Hno.  Robert Omondi cmf, que coordina la presencia claretiana en el UNEP, fue designado por el Prefecto General de Apostolado para representar a la congregación. 

Si bien la reunión fue diseñada principalmente para conmemorar el paso de 50 años desde el inicio de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente Humano y sus documentos finales, también buscó estratégicamente optimizar los dividendos del multilateralismo hacia la protección del medio ambiente con el fin de responder a la triple crisis planetaria de – Cambio Climático, Amenaza a la Biodiversidad y Contaminación.  El evento también buscó actuar como una plataforma de aceleración hacia la implementación de la Década de Acción de las Naciones Unidas para la realización de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, incluidos en la Agenda 2030, el acuerdo de París sobre el cambio climático, el Marco Global de Biodiversidad Post 2020, con el fin de fomentar la adopción de planes de recuperación verdes post-COVID-19.

La reunión contó con más de 3.000 participantes, que representaban diversas voces, entidades e intereses, incluidos los Estados parte, las sociedades civiles (ONG), las organizaciones religiosas, las organizaciones de jóvenes y de mujeres, así como las organizaciones de pueblos indígenas, las empresas y las comunidades científicas.

Conscientes de que la Declaración de Estocolmo de 1972 reconoció y se refirió a la necesidad del crecimiento espiritual de los seres humanos para vivir en armonía con la naturaleza, unimos nuestras voces firmando las declaraciones de la “Iniciativa Fe por la Tierra” y de los Grupos Principales del UNEP.  A partir de las numerosas y elaboradas declaraciones y presentaciones realizadas en la reunión plenaria, los eventos paralelos, los seminarios web y los centros de acción, quedó claro que los líderes y actores religiosos e indígenas tienen el potencial de desempeñar un papel esencial en la configuración de la gobernanza y la formulación de políticas medioambientales a nivel mundial. [Se adjuntará una copia de la declaración aquí].

A medida que la intensa reunión llega a su fin, hemos aprendido que:

  1. Las comunidades religiosas representan la gran mayoría de las poblaciones humanas, especialmente las que se encuentran en situación de riesgo significativo. Por lo tanto, nuestra presencia e impacto en los foros nacionales e internacionales no debe ser sólo el resultado de una opción preferencial por los pobres, sino de la urgencia de nuestro deber profético de proteger a los pobres y nuestra casa común.

 

  1. Que el colectivo de jóvenes, que había convocado una muy numerosa Asamblea de Jóvenes en Estocolmo tres días antes del comienzo de la conferencia principal, tenga capacidad para organizarse y articular los temas medioambientales desde su perspectiva. Esto nos plantea un reto como cmf @PNUMA, sobre nuestra capacidad organizativa para movilizar a nuestros jóvenes en materia de ODS y el cuidado de nuestro Hogar común.

  1. Que los Pueblos Indígenas están surgiendo como una voz única y potente en los foros nacionales e internacionales sobre su propia moción y esfuerzos. Debemos reconocer esta capacidad y adaptar nuestros enfoques para facilitar su organización y participación para permitirles expresarse, ya que han demostrado que pueden articular sus problemas con claridad. Dado que sus cosmovisiones están contenidas en sus lenguas, la preservación de la lengua debe formar parte integral de nuestro apostolado.  [Tuvimos fuertes presentaciones de Pueblos Indígenas de América Latina, India y Filipinas].
  2. Debemos reconocer el papel de las comunidades empresariales y científicas en el tema del medio ambiente. Debemos forjar caminos hacia un compromiso mutuo basado en la ética con ellos si queremos hacer algún cambio significativo en la trayectoria actual de la crisis ambiental.

  1. Dada la naturaleza compleja y transfronteriza de los actuales desafíos medioambientales, debemos potenciar las nuevas sinergias [tanto con los responsables de la toma de decisiones de alto nivel como con las comunidades vulnerables] de las redes y las asociaciones para profundizar y ampliar nuestros enfoques hacia la movilización y las acciones para la protección de nuestro hogar común. Tuvimos aportaciones educativas y memorables por parte de Jueces de Tribunales Superiores sobre el tema «Jueces, el Estado de Derecho Ambiental y un Planeta Saludable desde la Declaración de Estocolmo de 1972, como [el juez José Igreja Matos (Tribunal de Apelación de Portugal) el juez Antonio Herman Benjamin (Tribunal Superior Nacional de Brasil ) el juez Nambitha Dambuza (Tribunal Supremo de Sudáfrica) el juez Ricardo Lorenzetti (Tribunal Supremo de Argentina) el juez Sapana Pradhan Malla (Tribunal Supremo de Nepal) el juez Syed Mansoor Ali Shah (Tribunal Supremo de Pakistán).
  2. Los temas de la defensa de los defensores de los derechos ambientales cobraron protagonismo en esta reunión con una fuerte presentación de Indonesia, Filipinas y América Latina. A este respecto, me reuní con el antiguo Relator Especial de las Naciones Unidas sobre los derechos humanos y el medio ambiente, David R. Boyd, que está dispuesto a ayudarnos en la concienciación sobre este tema. También se señaló que es necesario prestar especial atención a los defensores de los derechos humanos medioambientales de las mujeres y las niñas, que sufren de forma desproporcionada y diferenciada como defensores de los derechos medioambientales.

  1. Que el cambio del actual paradigma económico extractivo debe ir acompañado de programas sólidos para financiar transiciones justas y pacíficas hacia paradigmas ecocéntricos y circulares. Si no hay empleos verdes alternativos y remunerados y fuentes de sustento, el cambio de los comportamientos humanos será difícil.
  2. Una década de acciones no puede realizarse con palabras y con interminables reflexiones sin acción. Se necesitan acciones concretas, coherentes y documentadas para nuestra casa común.

Robert Omondi cmf

La reunión terminó en la tarde del 3 de junio de 2022, justo un día antes de que se celebre el Día Mundial del Medio Ambiente.  En su discurso de clausura, la Secretaria General de Estocolmo+50 y Directora Ejecutiva del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, Inger Andersen, dijo… «sabiendo que si no cambiamos, la triple crisis planetaria hará que nuestro mundo sea menos justo, equitativo y próspero. Hemos establecido lo que será necesario. Ahora, debemos llevar nuestra energía adelante no con palabras sino con hechos. Está en nuestras manos, hagámoslo».

Robert Omondi cmf

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.