CMF Global Citizen UN

Claretian Missionaries – PROCLADE Internazionale

Building a new world

2023: la tormenta perfecta, ODS 17

por | Jul 20, 2022 | 2030 Agenda, Partners | 0 Comentarios

2023: la tormenta perfecta

Miguel Ángel Velasco cmf

Del Equipo Claretiano ante la ONU

Master en Desarrollo y Diplomacia por la UNITAR

Un año más, como cada año desde 2015, se ha reunido el Foro Político de Alto Nivel (HLPF) sobre Desarrollo Sostenible, para revisar el cumplimiento de la Agenda 2030. En un artículo anterior del Blog se presentaron ya las principales conclusiones de la primera semana centrada en cinco de los ODS 2030.

La segunda semana estuvo dedicada, como cada año, a la presentación voluntaria de la implementación de la Agenda 2030 en su respectivo país (VNR). La verdad es que esta segunda semana se ha ido transformando en un tiempo dedicado cantar las glorias, la mayor parte de las veces inexistente, del cumplimiento de los ODS 2030 en el país respectivo; de esta manera, en bastantes ocasiones, desaparece la utilidad de estas “VNR”. A veces, después de oír la presentación del país, con su correspondiente vídeo de propaganda turística, uno piensa que el moderador de la mesa se ha equivocado al nombrar el país; tanto dista la realidad conocida de los países con algunas de las presentaciones. Muy lejos queda de estas presentaciones, la objetividad y seriedad de la Revisión Periódica Universal (UPR) del Consejo de Derechos Humanos en Ginebra.

Las sesiones más clarificadoras se han desarrollado el lunes día 18; con la tarde de este día terminó el Foro por este año. Prácticamente todos los oradores de peso que han pasado por el “HLPF” estas dos semanas han insistido en la importancia del Foro Político de Alto Nivel (HLPF) del próximo 2023; se celebrará en septiembre, coincidiendo con la Asamblea General de la ONU. El año próximo nos situamos en la mitad del recorrido entre el año de aprobación de la Agenda 2030 (2015) y su año de finalización, 2030. Todos los oradores de peso, lo repito porque ha habido intervenciones de muy poco nivel, han afirmado la necesidad urgente de decisiones políticas claras que impliquen normativas prácticamente obligatorias para todos. Obligatoriedad que sabemos depende de la voluntad soberana de cada país, siguiendo su legislación específica.

Este último decenio estamos experimentado una acumulación interminable de crisis. A la crisis medioambiental del llamado Antropoceno, se le unió la crisis financiera de 2008, la pandemia COVID-19, la invasión de Ucrania por Putin. Muy posiblemente en poco tiempo, tendremos con nosotros crisis alimentaria, crisis energética y, quizá como no pocos intervinientes dijeron, una nueva pandemia sanitaria. Así comenzará 2023.

Dicen los historiadores que cuando en las actas de un concilio aparece muy repetido un tema, aunque sea en positivo, es que esa cuestión es problemática y ha de ser abordada con urgencia. Lo mismo podríamos decir del Foro Político de Alto Nivel 2022. ¿Cuáles han sido las ideas más resaltadas durante estas dos semanas y qué es lo que, a mi parecer, puede haber en su sustrato?

Multilateralismo. Ha sido una de las expresiones más utilizadas durante estas dos semanas. Todos han clamado por buscar soluciones, entre países y bloques de países, a los enormes desafíos que hemos de afrontar, con decisión. Lo que hay debajo de estas afirmaciones es el temor, bastante real, a una multi-polarización de las relaciones internacionales. La Pandemia ya indico unos bloques en torno a China, Rusia y los países occidentales, en la distribución de vacunas COVID-19; la invasión de Ucrania ha terminado de delimitar fronteras. Ha sido todo muy clarificador a este respecto, fijarse en qué países apoyaban, desaprobaban o se abstenían en las votaciones respecto a la invasión de Ucrania.

Importancia de la Naciones Unidas. Siguiendo con este tema del multilateralismo, pero concretando un poco más, se ha repetido hasta la saciedad la importancia de las Naciones Unidas como foro de diálogo y encuentro insustituible. No cabe duda de que es así, pero la continua inoperancia del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas; el incumplimiento sistemático de los tratados y convenciones internacionales y la fragmentación de las agencias de la ONU, son síntomas de una crisis en el sistema ONU. Se necesitan nuevos caminos y estructuras para avanzar; ciertamente basados en el esquema ONU, pero profundamente reformado.

La importancia de la Agenda 2030 como guía para el camino. Los resultados, dentro de la perplejidad que puedan presentar ciertas estadísticas, es que la situación general del mundo respecto al desarrollo sostenible iba mejorando hasta 2019. En 2019 la Pandemia destrozó todos los avances realizados en una década, en materia de Desarrollo Humano Sostenible. A esta situación se suma el incumplimiento, o cumplimiento minimalista, de diferentes acuerdos sobre el clima:  Acuerdo de París sobre Cambio Climático y emisiones de CO2, COP25 de Madrid-Chile y COP26 de Glasgow. Respecto a cambio climático la crisis energética que estamos comenzando a vivir, va a dar al traste con muchas decisiones de Economía Verde, que se va a ver ennegrecida por el regreso del carbón y la consideración de la Energía nuclear y el gas natural como energías de transición. Uno de los “daños colaterales” de la invasión de Ucrania por Vladimir Putin.

El Orden mundial basado en leyes de cumplimiento universal. En el “HLPF” se han ponderado el Acuerdo de París sobre el Clima o la misma Agenda 2030, como ejemplo de legislaciones abiertas que han de ser concretadas en áreas geográficas y por cada estado-nación. Se ofreció esta fórmula legislativa como la más conveniente, útil y realista. La razón de esta insistencia en el Orden mundial basado en leyes universales, está en la constatación del incumplimiento de los acuerdos y tratados internacionales, cuando los protagonistas de la ruptura son grandes potencias o potencias nucleares. El Tribunal Internacional de La Haya, sigue sin encontrar formas para implementar sus decisiones judiciales, en principio, obligatorias para los miembros ONU.

Los fondos económicos necesarios para cumplir la ya, desgraciadamente, cansina expresión “no dejar a nadie atrás”. Si las expresiones anteriores se han utilizado sobre manera, ¿qué podremos decir de la expresión “no dejar a nadie atrás”? Es una necesidad absoluta pero, de tanto usarla a todas horas, se ha banalizado, en exceso. Para “no dejar a nadie atrás” se necesita mucho dinero. Se han mencionado de las Instituciones de Bretton Woods (Banco Mundial y Fondo Monetario Internacional), los Bancos de Reconstrucción y Desarrollo, los cálculos aprobados en la Conferencia de Addis Abeba (2015) para llevar adelante el desarrollo sostenible. Lo que hay detrás de esta insistencia es el incumplimiento del libramiento de los fondos acordados para la Agenda 2030, el Cambio Climático, o el COVID-19. Es cierto que es necesaria la colaboración público-privada para cumplir con los retos económicos, pero esto no puede eximir a los gobiernos de los Estados-Nación de sus obligaciones. Mucho menos si estamos refiriéndonos a las obligaciones histórica que tienen los Países de alto desarrollo con los que están en proceso de desarrollo.  Aunque la invasión de Ucrania haya complicado enormemente el panorama económico, no es razón suficiente para justificar el incumplimiento de las ayudas necesarias a los Países del Sur.

Como vemos, el año 2023 se nos presenta con unos tintes bastante oscuros; esperemos que el barco de nuestro mundo pueda superar esta “Tormenta Perfecta”. Los medios ya están comentados y dichos en los epígrafes de los párrafos anteriores. Simplemente hay que tener la voluntad política de buscar el camino de la nueva organización del mundo y poner en marcha cada una de las ideas repetidas en el Foro. La edición del HLPF – Asamblea General en septiembre de 2023, será un momento clave para ver a qué están dispuestos los gobiernos del mundo y la sociedad civil. Perder la oportunidad de alcanzar un gran acuerdo global, sería imperdonable, además de extremadamente peligroso. Esperemos al final del 2023 para hacer balance.

Miguel Ángel Velasco cmf

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.