Sumanahalli: El mejor lugar para Jesús .... ODS 1, 3, 10, 16, 17 ES

 

El mejor lugar para Jesús ....

George Kannantanam cmf

Presidente de Sumanahalli

El pasado domingo, 19 de diciembre, fue un día increíble para la Sociedad Sumanahalli, de Bangalore. Este centro de servicio social de la Provincia de Bangalore de los Claretianos, tuvo su programa especial de Navidad el domingo pasado. 

Fue una sorpresa para nosotros ver a unas 700 personas reunidas para celebrar, a pesar de COVID y sus temores. Cada una de las 700 personas estaba afectada por la lepra, el VIH o las discapacidades. O eran huérfanos de estos orígenes. Algunos eran chicos rescatados de la calle. Otros eran chicos que cumplían condena en la cárcel tras haber sido condenados por delitos. Muchos vivieron en el campus durante años y volvieron a estar en su "Casa Madre" para el programa de Navidad.  Cada uno de ellos era una historia y un caso de estudio por sí mismo. Fue una Navidad de personas en las periferias. 

 

Las personas que se comprometieron a trabajar con ellos o a apoyar los proyectos para estos grupos de personas también se reunieron para celebrarlo. Ya sea personalmente o como organizaciones, estaban comprometidos con esta causa. Cada uno de ellos compartía las preocupaciones de las personas de las periferias. 

Los claretianos pasaron a formar parte de esta historia en 1987, cuando en el primer Capítulo de los claretianos de la India, el arzobispo de Bangalore, Alphonse Mathias, pidió al Capítulo que asumiera este ministerio. El Capítulo dijo sí a la posibilidad de que los claretianos se pusieran al frente de un ministerio multicongregacional en la ciudad de Bangalore, el primero de los ministerios sociales emprendidos por la Provincia. 

 

En 35 años, se ha convertido en la mayor iniciativa social en la que participan los claretianos de la Provincia de Bangalore. Los Misioneros Claretianos han sido los directores de este proyecto. Ahora hay una comunidad en el campus, con tres padres claretianos involucrados en el trabajo. Cerca de una docena de claretianos han servido en este proyecto. El Arzobispo es el Presidente de la Sociedad, y el Provincial de la Provincia de Bangalore es el Viceprovincial. 

 

El nombre de Sumanahalli significa literalmente, en la lengua local kannada, "pueblo de gente de buen corazón". Fue el nombre acuñado por los fundadores de la Sociedad en 1977, un grupo formado por el Arzobispo y un puñado de religiosos comprometidos de varias congregaciones y un pequeño equipo médico del Colegio Médico y Hospital de San Juan, una iniciativa de la Conferencia Episcopal de la India. Todo comenzó con una carta del entonces Ministro Jefe del Estado de Karnataka, el Sr. Devaraj Urs, al Arzobispo de Bangalore, en la que le pedía que iniciara un segundo leprosorio para Bangalore. 

Como la ley prohíbe la mendicidad, las personas afectadas por la lepra de los pueblos fueron detenidas en las calles, ya que intentaban ganarse la vida mendigando. Esa era la única forma de sobrevivir, al ser expulsados de las casas, al serles detectada la lepra. Pero los mendigos normales de la colonia de mendigos, no toleraban que estuvieran con ellos y por eso exigían un lugar separado para los mendigos afectados por la lepra. El arzobispo Arokiaswamy reunió a un equipo de religiosos y laicos comprometidos y bautizó el proyecto como Sumanahalli. 

 

El primer equipo de personas que gestionó Sumanahalli tuvo la gran visión de no limitarse a mantener a los mendigos detenidos con medicinas y alimentos, sino de desarrollar un programa para devolverlos a la sociedad y que llevaran una vida normal. Alrededor de la misma época, en 1982, la OMS introdujo el primer medicamento eficaz para la lepra en la MDT - Terapia Multifármacos. La lepra se podía curar en cuestión de seis meses a un año, un milagro para una enfermedad para la que toda la historia de la humanidad no tenía respuesta, lo que llevó a su aislamiento y deportación, a islas lejanas. 

 

Después del tratamiento, se les dio educación. Los niños, con la etiqueta de lepra, no eran admitidos en las escuelas de los alrededores. Se les enviaba a lugares lejanos a albergues, hasta que en 2004 pusimos en marcha una escuela en el campus, que ahora cuenta con más de 300 estudiantes con antecedentes de lepra, VIH y discapacidad. Es una alegría ver que muchos de los hijos de los afectados por la lepra cursan ahora estudios profesionales, como medicina, ingeniería y contabilidad. Muchos ya tienen empleo. Muchos de ellos participaron en la celebración del domingo, rememorando sus grandes recuerdos. 

La siguiente etapa fue la formación profesional y la inserción laboral. Sumanahalli emprendió la labor de promoción ante el Gobierno para crear una reserva separada para las personas curadas de lepra en los departamentos gubernamentales. El resultado es la presencia de unos 500 de ellos en diferentes hospitales y oficinas de todo el Estado. El trabajo les ha dado dinero y facilidades. El trabajo les ha dado dignidad e independencia. Ninguno de los enfermos de lepra curados está ahora mendigando en la carretera para sobrevivir, una gran evolución para un grupo, expulsado por la sociedad durante generaciones. Quince de ellos, que están haciendo un buen trabajo y han conseguido un ascenso, fueron homenajeados en el programa de Navidad. 

 

Otras dos áreas de la vida de los enfermos de lepra que han mejorado gracias a nuestra intervención son la vivienda y el matrimonio. Nadie daba una casa a una familia curada de lepra, ni siquiera en alquiler. Luchamos con el gobierno para que les asignara casas junto con la gente pobre. Funcionó. Ahora más de 300 familias tienen su propia casa, de propiedad y registrada a su nombre. La mayoría de ellas, al haber huido de sus familias, no tenían a nadie que les organizara un matrimonio. Tomamos la iniciativa de identificar a las posibles parejas y realizamos el matrimonio en el propio campus.  Ahora están instalados con una familia en sus propias casas, cuyo valor supera el millón de rupias. 

Sumanahalli ha ayudado a más de 11.000 personas afectadas por la lepra con este tipo de programa de rehabilitación integral. Muchos de ellos consideran a Sumanahalli como su Casa Madre y querían celebrar la Navidad con los Padres y Hermanas que les habían ayudado a forjar sus vidas. Algunos sólo querían dar las gracias. Algunos sólo querían dar un abrazo. Algunos venían con dinero para devolver a la Sociedad que se ocupaba de ellos. Algunos sólo querían estar cerca del lugar donde nacieron y se criaron. El ambiente estaba lleno de amor, luz y vida, los tres lemas de la Sociedad. 

 

En los últimos 15 años, Sumanahalli abrió el gran campus de 63 acres arrendado por el gobierno también para extender su amor y cuidado a grupos similares de personas con necesidades médicas y sociales. Los claretianos tomaron la iniciativa de establecer Support, un centro de atención al VIH que puede albergar a unos 30 internos. Los Padres Norbertinos crearon ECHO, una cárcel para niños condenados. Los Padres Bosco iniciaron un centro de formación profesional para niños de la calle. Los Padres Montfortianos crearon el centro Anugraha para huérfanos procedentes de la lepra y el VIH. La Escuela de San José está dirigida por las Hermanas SJT y la atención médica corre a cargo de las Hermanas FSI. Es una hermosa mezcla entre los religiosos y los diocesanos, los laicos y las personas de todas las religiones, lenguas y castas. Es un ejemplo perfecto de la idea de misión compartida de los claretianos.

 

Cuando los internos del campus, junto con nuestros escolares y personas en formación profesional se reunieron con los antiguos internos del campus, fue la Navidad en su máxima expresión. Los no deseados se encontraron acogidos y amados. Jesús no podría haber encontrado un lugar mejor para estar que con esas personas de las periferias. 

Al compartir la noticia de nuestra celebración, un periodista amigo mío, José Kaviyil, comentó "La Navidad no es una fiesta de los poderosos y las poderosas. Es una fiesta de los pobres y de los que conocen su necesidad de Dios".  

 

Era mi decimotercera celebración de la Navidad con este grupo. Ha sido pura alegría estar con ellos. Nunca he sentido tanta alegría al celebrar la Navidad en ningún otro entorno en el que haya trabajado en mis 30 años como sacerdote. Tampoco he visto tanta alegría en la gente con la que he celebrado, como la que se encontraba en los ojos de estas personas que eran los últimos y los perdidos de la sociedad. 

 

Jesús debía de estar por allí, viendo cómo se vivía su Reino. 

 

George Kannantanam cmf

Presidente de Sumanahalli

 





Comments