Mino Cerezo: Pasión por Dios y por la humanidad, hecha arte ODS 4, 10 ES

 

Mino
¿Qué sacamos de su condición de misionero con un pincel?

Angelo Cupini cmf

Comunidad de Via gaggio. Lecco. Italia

 

El próximo año, 2022, Maximino Cerezo Barredo cmf cumplirá noventa años, habiendo nacido, el penúltimo de seis hijos (cinco varones y una mujer), el 4 de agosto de 1932 en Villaviciosa, Oviedo, España, de padre castellano y madre asturiana.

 

En el mundo del arte y del trabajo social, se le conoce como el "pintor de la liberación" por su intensa labor de comunicación de la palabra pintada en América Latina.

 

Estas líneas, que me han pedido que escriba para el mundo "claretiano", pretenden recoger un método de trabajo: ¿qué y cómo leemos en la pintura de Mino?

 

La pintura de Mino está habitada por la Palabra, por la contemplación de la propia Palabra y por la contemplación y la escucha de la vida de las personas, especialmente de los pobres. 

 

Las historias que ha acumulado en su interior a través del contacto y la convivencia con la gente hacen que la vida de Mino sea como una biblia de la humanidad. ¿Por qué? 

Porque allí donde ha ido a trabajar (ha hecho cientos de miles de horas de trabajo) ese es el lugar y el momento de su vida. A partir de ahí, absorbe los rostros, las historias, el clima, los nombres de las personas que encuentran espacio en su vida y se vuelven queridas, incluso afectivamente queridas. No se encierra en su profesión, ni va a captar alguna noticia sobre la que ejercer su pintura. Va a nacer, porque cada cuadro es un nuevo nacimiento, con la gente de ese lugar, en el nuevo tiempo que no borra el que ha pasado sino que lo conecta con el nuevo. Nace con el cuadro o el mural que da a luz en soledad, con un tiempo riguroso y que no se muestra (no le gustan las exposiciones) como un prodigio sino que te pregunta si te gusta, si ha venido a hacer tu vida habitada por un nuevo sujeto.

 

Esto es lo que contemplé durante los meses que viví en Lecco, donde en la casa del pozo expresó parábolas que están siempre en el límite entre el cuento y la realidad; no la ilustración didáctica de los discursos. Por eso hemos decidido elaborar una guía de su pintura, que ahora se está imprimiendo.

 

Hay cosas que ha escrito sobre esta fuerza generadora de su pintura: 

“Para mí, pintar es un acto antiespeculativo y antiideológico. Es un acontecimiento vital: es sangre y aliento: el pathos y el eros preceden a la acción de pintar. Si el mundo interior y exterior en el que me muevo está habitado por la fe en Jesús, en el Dios de Jesús, el pathos creativo no puede ignorar el grito de los pobres, la sangre y la esperanza de los crucificados de la historia. Aunque el resultado plástico no sea siempre satisfactorio (a veces tengo dudas al respecto), estoy seguro de que es honesto porque es coherente con lo que soy, lo que pienso, lo que creo. Pintar algo que no siento, que no me arde, no es hacer arte, es pura estética. Por supuesto, esto se aplica a mi obra, no al arte en general ni a la pintura de otros.”

 

Intentemos contemplar el papel que atribuye a la mujer en su pintura: en todas sus obras, se le confía la biblia de la comunidad; pensemos en cómo este signo engloba la experiencia de las comunidades y es la vía para el deseo de una sororidad que siempre está en círculo, incluso físicamente, con la fraternidad.  Para una sociedad dominada por los hombres, este es un mensaje constante, aunque sea bajo el radar. 

María, primera entre las mujeres y madre de Jesús, es una de las figuras centrales de la obra de Mino. En el contexto latinoamericano, la representa como una mujer del pueblo, encarnando los sufrimientos de todas las madres. Este tipo de representación de la Virgen se aleja de la tradición iconográfica e iconológica europea para hacerse peculiar y contextualizada en la realidad de América Latina. María pintada por Mino es la mujer negra y pobre de rostro cansado y ropas humildes que vemos en los paneles murales creados en 1985 para la iglesia de Beté en Chocó, Colombia; es la virgen que consuela y pide que no se olvide el sufrimiento de su pueblo en el mural argentino de la parroquia de Nuestra Seňora del La Paz, en la avenida Maipù, Olivos; es la alegre India del Magnificat del Santuario Mariano de Luciara, en la Prelatura de São Félix en Brasil; es en el andar de los doce con ella con un corazón rojo de sangre y amor. 

 

Hay una motivación declarada sobre Jesús: proliferan los cristianos devocionales, los carismáticos, los espiritistas, los kerigmáticos/bizantinos..., porque se ha desvanecido la imagen de Jesús de Nazaret, que irrumpe como hombre, fiel y misericordioso (Heb 2,17), que no se avergüenza de llamarnos hermanos (Heb 2,11), en quien debemos tener "la mirada fija" para caminar sin vacilar hasta el final (Heb 12,1-3). Algunos han dejado claro que el mayor peligro de la iglesia es hacer desaparecer a Jesús.

Este ha sido mi objetivo constante durante mucho tiempo. [...] La tarea de comunicar en imágenes el mensaje contenido en los Evangelios de los tres ciclos litúrgicos "Imágenes de la Buena Nueva" y posteriormente la tarea de ilustrar "La Biblia de nuestro pueblo" me ayudaron a realizar una relectura más profunda del Nuevo y del Antiguo Testamento según las características específicas de los destinatarios en América Latina y el Caribe. 

 

El resucitado en el Vialucis.

En los paneles del Vialucis, he querido representar, con un lenguaje menos figurativo que el de los lienzos del retablo pintados anteriormente, los relatos evangélicos de las apariciones de Jesús resucitado. 

 

Los relatos transmitidos por los evangelios nos muestran cómo el acontecimiento de la resurrección puede realizarse en diferentes lugares y tiempos. Pintar la resurrección ha sido un verdadero reto para mí. A menudo me he preguntado cómo traducir y expresar este hecho real en lenguaje plástico. He pintado a Jesús resucitado muchas veces y con bastante realismo. Pienso, por ejemplo, en el mural de Juanjuí y en el panel de Arequipa pintados en Perú; pienso en el crucifijo resucitado del antiguo Instituto Pastoral del CELAM en Medellín (Colombia); o en el mural de Jesús resucitado de la catedral de Sao Féliz do Araguaia (Brasil); o en las pinturas más recientes de Granada y Florida de Liébana (Salamanca). En estos trabajos, no me reconozco plenamente capaz de representar el auténtico mensaje de los impresionantes relatos de los evangelios, tan realistas y al mismo tiempo tan teológicos, que nos dicen ante todo que no hay que buscar a Jesús entre los muertos.

Tal vez, pensé para mis adentros, la elección de experimentar con formas y elementos de color menos figurativos me habría ayudado a representar el mensaje de la resurrección de una manera más cercana a la verdad del Evangelio, gracias a un lenguaje liberado de elementos espacio-temporales y más accesible para el creyente adulto de hoy.

 

El resultado de este esfuerzo son las catorce láminas que relatan las experiencias de Jesús resucitado y ofrecen los criterios para vivir en la sociedad actual, como creyentes, el encuentro con Jesús resucitado.

 

En compañía. Mino compartió el pan de los días con muchos compañeros. He aquí algunos nombres que también conocía: Pedro Casaldáliga, Teófilo Cabestrero, Gonzalo De la Torre, José María Vigil; pero seguramente fueron muchos los que tuvieron contacto con él. 

Hoy recojo una de sus reflexiones sobre su pintura y les invito a contemplarla.  

“Mis pinturas y dibujos están concebidos en la contemplación de la vida del pueblo, el sujeto que hace la historia y no la sufre. La contemplación -tal como yo entiendo el acto artístico- es un estado permanente de asombro, de enamoramiento. Tuve que aprender a mirar la realidad con nuevos ojos. Este "aprendizaje de la mirada" representó para mí un verdadero renacimiento, el descubrimiento de una nueva visión del color.”

 

Angelo Cupini cmf

Comunidad de Via gaggio. Lecco. Italia

 


 

 

 

 

Comments