Claretianos en el Chad. Educación y Hambre 0. ODS 1 y 4 ES

 

Claretianos en el Chad. Educación y Hambre 0. ODS 1 y 4 

Misioneros claretianos en el Chad. Únete a la campaña mundial por la Educación de Calidad y la Reducción de la Pobreza


Rev. P. Casmir Ibe, CMF, Misionero Claretiano en el Chad

 

Soy el Rev. P. Casmir Ibe, cmf. Pertenezco a la provincia claretiana de Nigeria Oriental. Fui ordenado sacerdote en julio de 2006 en Owerri, Nigeria, y actualmente ejerzo mi labor pastoral (y social) en el Chad.

 

 La idea global de lograr un mundo mejor donde todos vivan felices no puede encontrar mejor expresión en las actividades de nuestros misioneros en el Chad. Los misioneros claretianos llevamos cinco años trabajando en la diócesis de Sarh (Chad), una diócesis situada en el sur del país. La diócesis lucha con un alto nivel de pobreza y analfabetismo, hambre, enfermedad, marginación religiosa, etc. 

En esta lamentable situación nos encontramos hace cinco años y, por tanto, no podemos ver cómo empeoran las cosas. Al igual que Claret, a quien no le gustaría ver a la gente en la miseria, en 2017 a través de la ayuda del Gobierno General, conseguimos fondos para establecer pequeños negocios para 50 madres pobres y solteras para que a través de estos negocios pudieran alimentar a sus familias con las ganancias que obtuvieran. Fue una actividad bien recibida en la parroquia y ha sido un gran éxito de tal manera que en la actualidad el ejercicio ha ayudado a muchas familias a salir de la miseria. Muchas madres solteras han seguido dando gracias a Dios por este ejercicio, ya que ahora pueden enviar a sus hijos a la escuela y pagar sus cuotas escolares. Muchas de ellas también han confesado que ahora pueden asegurarse a sí mismas y a sus familias la alimentación diaria, gracias al pequeño negocio que emprenden con la ayuda de la iglesia. 

 

Del mismo modo, y con el fin de proporcionar una educación de calidad a la población chadiana, dos de las aldeas de nuestra parroquia (Doguigui y Gentil) se han beneficiado de la mejora de sus escuelas primarias comunitarias. 

Anteriores aulas de Primaria

 

Estas dos escuelas primarias comunitarias, que no podían presumir de un bloque de aulas adecuado, se han beneficiado y siguen beneficiándose de la construcción de bloques de aulas. También se están beneficiando de una mejor organización de sus escuelas gracias a nuestra presencia física en ellas. Organizamos estas escuelas y damos instrucciones morales a los alumnos. 

 

Desde estos avances, hemos observado que muchas cosas han cambiado gracias a una mejor educación de los niños. La gente de estos pueblos se está volviendo más abierta y consciente de cómo vivir mejor. Más aún, las familias de aquí están tomando conciencia de la importancia de la educación, ya que un gran número de la población infantil está ahora escolarizada. También se observa que algunas personas de estos pueblos, que sólo conocían las actividades tradicionales y fetiches, se están abriendo ahora al diálogo y a los cambios.

Nuevas aulas

Damos toda la gloria a Dios, y nos sentimos privilegiados al ser utilizados por Él para llegar a los menos privilegiados que están en las periferias de la vida. Que el reino de Dios siga realizándose en este mundo gracias a los sacrificios de los misioneros y evangelizadores.

                                    

P. Casmir Ibe, CMF, misionero claretiano en el Chad



Comments