Boko Haram. Insurgencia en Nigeria: El diario de un misionero. ODS 16. ES

 

Boko Haram. Insurgencia en Nigeria: El diario de un misionero. ODS 16 

P. Lawrence Ikeh, CMF

 

Me llamo P. Lawrence Ikeh, sacerdote misionero claretiano que trabaja en la diócesis de Maiduguri, en el noreste de Nigeria. Llegué a esta parte del país en 2006 después de mis estudios en Estados Unidos e Irlanda.  Estudié Teología Misionera y me gradué en el Milltown Institute de Dublín.  También me gradué en la Universidad de Creighton, en Omaha, Nebraska, donde leí Espiritualidad y Ministerio de Retiro. Me trasladé a mi actual misión en la diócesis de Maiduguri en 2013 y he sido el párroco de la parroquia de San Miguel de Kalaa, que es una de las parroquias gravemente afectadas por la insurgencia que asola la diócesis y toda la nación nigeriana.  Somos dos sacerdotes misioneros que trabajamos en la parroquia de más de veinticinco pueblos.  Llevo en este lugar desde el inicio de la insurgencia de Boko Haram y no ha sido una experiencia agradable.

 

En octubre de 2014, los terroristas invadieron nuestra comunidad y masacraron a muchos de nuestros feligreses, quemaron sus casas, tiendas y destruyeron todos los medios de subsistencia de la gente.  Destruyeron la estatua de la Santísima Virgen María de nuestra parroquia, así como algunas partes de nuestra rectoría.  Desde entonces, se han producido ataques esporádicos con terroristas suicidas y todo tipo de estrategias para causar el caos en nuestra comunidad.  Hace algún tiempo, un transeúnte desconocido dio una bolsa envuelta a unos niños para que la entregaran a sus padres.  Antes de que el hombre se alejara, la bomba explotó en las manos de los niños, matando a dos de ellos e hiriendo a otros dos.  Vivimos bajo constantes amenazas, secuestros y ataques violentos.  

 

El ataque de Boko Haram se ha complicado con la amenaza de los conocidos pastores fulani, que matan y mutilan.  Han saqueado varias comunidades y han provocado dificultades incalculables en nuestra vida parroquial, ya que muchas familias apenas pueden alimentarse. A principios de este año, estos pastores secuestraron a dos niñas y exigieron un rescate que fue pagado antes de que pudieran recuperar su libertad. 

Tras nuestra milagrosa huida en octubre de 2014, acabé volviendo a la parroquia en enero de 2015 y empecé a ayudar a la gente a reconstruir sus vidas y a encontrar un nuevo sentido y una razón para seguir adelante. Como respuesta de nuestra propia comunidad, establecí algunas escuelas primarias y secundarias para educar a los niños y hacerles ver los peligros de la violencia y el radicalismo religioso. Como varias de las familias de estos niños apenas pueden pagar nada, he recurrido a amigos y organizaciones en busca de ayuda y apoyo.  En este momento tenemos más de 228 niños en nuestra escuela infantil/primaria y unos 76 niños en nuestra escuela secundaria.  Las familias de estos niños no pueden pagar y por eso sigo apelando a grupos y personas que siempre acuden en nuestra ayuda.  

 

Boko Haram es una organización terrorista que prohíbe la educación y todo lo que mejore la civilización.  Han secuestrado a muchos escolares y los han convertido en terroristas suicidas.  Esto ha hecho que muchas familias se nieguen a enviar a sus hijos a la escuela.  A este factor se suma la cuestión de la pobreza, ya que muchas familias no pueden permitirse enviar a sus hijos a la escuela, especialmente después de haber perdido todas sus pertenencias en los diversos ataques de estos insurgentes.  Con el apoyo que recibimos, he podido crear estas escuelas, construir asientos para los niños y comprar libros y otros materiales didácticos que les distribuimos gratuitamente.  También he contratado a más profesores cualificados y he aumentado su sueldo mensual y otras condiciones de trabajo. 

 

Como la escuela secundaria está creciendo ahora, y como seguimos recibiendo una gran afluencia de desplazados, estoy planeando crear un centro de adquisición de habilidades para ayudar especialmente a algunos de los jóvenes cuyas esperanzas se están agotando.  Deseo crear este lugar para devolver la esperanza y aumentar la confianza en sí mismos.  Tenemos varios chicos y chicas que han visto la violencia y la sangre y esto parece estar causando algunos desequilibrios en sus vidas.  Un centro de este tipo les ayudará a mantenerse ocupados y a que trabajen por su cuenta.  Mi estrategia para combatir la insurgencia y la violencia en esta parte del país es construir escuelas y mantener a los jóvenes ocupados, sacarlos de las calles y ayudarles a encontrar el sentido de la vida.

Además de los escolares, tenemos un gran número de feligreses cuyas casas, granjas o tiendas fueron destruidas por los insurgentes.  Muchos tienen heridas de bala y necesitan acudir a los hospitales para ser operados y recibir atención médica periódica.  Convivo con muchos huérfanos y viudas cuyo destino sólo puede ser determinado por Dios.  Muchas de las niñas secuestradas por Boko Haram han salido con niños y éstos no han sido bien recibidos por la comunidad.  Las niñas son objeto de burlas y los niños no son aceptados por la comunidad.  He intentado que algunas de ellas reciban psicoterapia postraumática y dirección espiritual, así como una campaña para su reintegración en la comunidad.  

 

Agradezco especialmente a mi Provincia Claretiana aquí en Nigeria por las muestras de atención y preocupación y por todo el ánimo que he recibido desde que empecé esta misión.  Seguimos solicitando su apoyo para que el trabajo continúe, especialmente en el establecimiento del centro de adquisición de habilidades.  Pueden ponerse en contacto conmigo en lawikeh@yahoo.com o en +2348060772665.

 

P. Lawrence Ikeh, CMF




 

 

Comments