La Unión Europea y el ODS 3. Salud ES

La Unión Europea y el ODS 3. Salud

 

Objetivo de Desarrollo Sostenible 3: Garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades

Inmaculada Peñas Jiménez

Funcionaria de política científica y administradora de programas europeos de investigación y desarrollo tecnológico desde hace más de veinte años. Unión Europea

 

El Objetivo 3 de las Naciones Unidas de garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos, es absolutamente esencial para poder alcanzar un desarrollo sostenible del mundo en el que vivimos. En este artículo me gustaría mostrar algún ejemplo de cómo la Unión Europea trabaja de una manera activa en alcanzar este objetivo.

 

En las dos últimas décadas, gracias a un esfuerzo común de la comunidad internacional se mejoró de manera significativa la salud de millones de personas. La UE contribuyó apoyando acuerdos internacionales y aportando ayudas financieras. En concreto la mortalidad materno-infantil se redujo gracias a la lucha contra enfermedades infecciosas como el VIH/SIDA y el paludismo. Quedaban pendientes sin embargo temas tan importantes como conseguir una cobertura sanitaria para todos, reducir la incidencia de enfermedades cardiovasculares y mentales, vencer la resistencia a los antibióticos y disminuir la contaminación del aire y del agua.

 

La aparición de la pandemia del COVID-19 ha causado una crisis sanitaria mundial sin precedentes, además de provocar gran sufrimiento, desestabilizar la economía mundial y cambiar drásticamente las vidas de miles de millones de personas, está destrozando los logros conseguidos. Para luchar contra el COVID-19 y sus consecuencias, la UE apoya el plan estratégico de preparación y respuesta de la Organización Mundial de la Salud y coordina una movilización sin precedentes de fondos para contener la propagación del virus, apoyar la investigación y contrarrestar las repercusiones socioeconómicas de la pandemia. 

Pero la lucha contra otras enfermedades infecciosas debe continuar. No sólo por los enormes efectos negativos de las enfermedades infecciosas en la salud y en la sociedad, que socavan la productividad de los países, sino porque afectan especialmente a las poblaciones más vulnerables y marginadas, perpetuando el ciclo de la pobreza. 

 

Para luchar contra las enfermedades de la pobreza hay que mejorar la nutrición, las infraestructuras sanitarias y contar con tratamientos, vacunas y diagnósticos adecuados, eficaces, seguros y accesibles para todos. El problema es el bajo interés comercial de estos productos que los hace poco atractivos para la inversión de las empresas farmacéuticas. Además, los países más afectados no suelen tener capacidad suficiente para invertir en investigación, y cuando tienen ayudas para ello, con frecuencia éstas no están coordinadas, lo que conlleva duplicaciones y malgasto. 

Por ello desde 2003, la UE, junto con 14 europeos[1] y 16 países africanos[2], colabora en el Acuerdo de Cooperación de Europa y los Países en Desarrollo sobre Ensayos Clínicos (EDCTP de sus iniciales en inglés), para acelerar en el África subsahariana el desarrollo de tratamientos, vacunas y diagnósticos adecuados, eficaces, seguros y accesibles. Por ejemplo, gracias al EDCTP, se han podido desarrollar en África antirretrovirales infantiles aumentado el acceso de estos niños al tratamiento contra el VIH; hay pruebas más precisas para el diagnóstico de tuberculosis y hay mejores tratamientos contra el paludismo infantil. Además de contribuir también a la lucha contra el COVID-19, se está fortaleciendo la capacidad de los países del África subsahariana para llevar a cabo una investigación clínica de calidad creando una generación fuerte de investigadores y médicos africanos.  

 

Éstos son ejemplos de lo importante que es trabajar juntos con una visión común.

 

 

 

Inmaculada Peñas Jiménez es funcionaria de la Dirección General de Investigación e Innovación de la Comisión Europea

 

La información y los puntos de vista expuestos en este artículo son los de la autora y no reflejan necesariamente la opinión oficial de la Comisión Europea.

 

Inmaculada Peñas Jiménez

Funcionaria de política científica y administradora de programas europeos de investigación y desarrollo tecnológico desde hace más de veinte años. Unión Europea

 


 

 



[1] Austria, Denmark, Finland, France, Germany, Ireland, Italy, Luxembourg, Netherlands, Norway, Portugal, Spain, Sweden and UK

[2] Burkina Faso, Cameroon, Congo, Ethiopia, Gabon, The Gambia, Ghana, Mali, Mozambique, Niger, Nigeria, Senegal, South Africa, Tanzania, Uganda and Zambia.

Comments