Hermana agua. ODS6 ES

 

22 de marzo

Día internacional del agua

Hermana agua, hermanas mujeres

Claudia Toscano Henao

Equipo de Solidaridad y Misión MICLA

 

“Loado seas, mi Señor, por la hermana agua 

la cual es muy útil y humilde y preciosa y casta”

Francisco de Asís

 

El cántico de Francisco de Asís ya nos lo anunciaba, el agua es una hermana a la que cuidar y valorar. Y las mujereshan establecido y establecen con el agua un binomio especial.

 

En el relato del encuentro de Jesús con la samaritana en el pozo (Jn 4, 6-15), acontece un diálogo profundo en torno aeste elemento esencial para la vida y la experiencia vital de la mujer en aquel contexto sociocultural. La mujer samaritana essorprendida junto al pozo al que va por agua, por un varón judío que tiene la iniciativa de pedirle agua e intercambiar undiálogo con ella. En ese contexto de escasez en que la mujer se moviliza cotidianamente en búsqueda del agua vital,Jesús, resignifica el valor de su persona y el significado del agua que Él tiene para ofrecer. Vivir la cercanía del Reino deJesús nos interpela en nuestra relación con el agua y con las mujeres.

 

En la tierra de Jesús, como en muchos territorios hoy, el agua es un recurso escaso, lo que redimensiona su valor, suimportancia, su cuidado. La escasez de ríos y de pozos de abastecimiento convierte al agua que llega con lalluvia, en algunas épocas del año, en un signo de la bendición de Dios para hacer fértil la tierra y generadora dealimentos. Para poder tener agua en muchos pueblos y hogares han requerido caminar largas distancias, 10 a 15kilómetros para llegar hasta un pozo y recolectarla, transportando 20 y 15 litros de agua por viaje. Este granesfuerzo la valoriza aún más, como para desperdiciarla.

El día 8 de marzo se celebró el Día Internacional de la Mujer y el 22 de marzo celebramos el Día Internacional del Agua,queremos invitar a reflexionar en torno a la relación entre el cuidado que propician las mujeres en el mundo y elrelacionamiento de ellas con este recurso esencial, valioso y escaso.

 

Todavía hoy, la difícil tarea de ir a buscar agua a pozos distantes para uso de la familia y la comunidad, recae enlas mujeres y en las niñas, por razones de discriminación y de los roles asignados en razón del género. En lugar deasistir a la escuela, en muchas partes del mundo las niñas pasan horas dedicadas a esa tarea de conseguiragua, y cuando tienen la oportunidad de estar en una escuela, llegan cansadas para las actividades de aprendizaje. También hay que sumar los problemas de salud y la exposición de las mujeres y niñas a los peligrosdel camino, a asaltos, a violencia sexual, etc., lo que limita y coloca un techo de cristal a sus posibilidades de tomardecisiones y transformar sus vidas.

 

La infravaloración de las tareas vinculadas al cuidado y a la reproducción de la vida cotidiana que realizan las mujeres, conlleva la desvalorización del rol protagónico y fundamental que sostienen tantas mujeres en la administración del agua en el hogar y en la agricultura pluvial y de riego. En temas de calidad y métodos para almacenamiento del agua, las mujeres deberían liderar las políticas y programas para el desarrollo del cuidado de este bien común.

Las mujeres pobres, en los países en desarrollo, son las responsables de la gestión del agua, en su obtención, manejo y distribución. Las que se enfrentan día a día a la carencia y a los obstáculos para acceder al agua potabley lideran la defensa, conservación y preservación de la naturaleza. Los conflictos socio-ambientales en torno aminería o a la privatización del agua afectan la supervivencia de las comunidades de manera muy directa, por loque las mujeres se han convertido en custodias que defienden el agua tal como defienden a su territorio o a sufamilia.

 

A pesar que el agua es una necesidad y un derecho humano primordial, un recurso del bien común, casi una sextaparte de la población mundial no tienen acceso a ella. Y defender el agua, el ambiente, constituye un gran riesgo ante los intereses extractivistas de los grandes grupos económicos del mundo. Las mujeres lideresas quese atreven a defender y evitar la destrucción de los sistemas de agua, son víctimas de la violencia y la injusticia.Y como usuarias, proveedoras y consumidoras, cada vez que se elimina una fuente de agua, aumenta su carga de trabajo para conseguirla, teniendo que buscar nuevos puntos de abastecimiento.

 

Este 22 de marzo, Día Mundial del Agua, es preciso replantearnos el valor que le damos a este recurso vital,sobretodo en este tiempo donde el agua es un servicio esencial para la protección contra el Covid 19.Reflexionar, que, a pesar de todos los avances tecnológicos, casi tres mil millones de personas en el mundo nodisponen de este recurso, y con todos estos conocimientos y tecnologías no se ha podido hacer accesible el agua amillones de mujeres y familias que padecen en la cotidianeidad su escasez.

El ODS6 (agua y saneamiento para todos) de la Agenda 2030 es uno de los desafíos más apremiantes de la comunidad mundial. La humanidad tiene una deuda con el cuidado del agua y con las hermanas que sostienen elcuidado de este recurso vital, pues ellas realizan cerca del 80% del trabajo informal relacionado con el suministro de este recurso.

 

El derecho al agua, como recurso vital es un derecho de bien común, fuente de vida y salvación, que los poderososde turno disputan su cotización como si fuera una mercancía de uso comercial. El aprovechamiento del agua como un bien de ganancia y especulación es una injusticia que clama al cielo, en tanto su apropiación ycontaminación pone en riesgo la vida de

 

la Creación y el sostenimiento de la humanidad en ella. El agua es un regalo de nuestra Madre Tierra para todaslas especies. Cuidemos el agua y resignifiquemos el trabajo de las mujeres en su cuidado, uso y administración.

 

Claudia Toscano Henao

Equipo de Solidaridad y Misión MICLA

Comments