Solidaridad y Misión; Claretianos en la ONU: ¿Para qué? ODS17 ES

 

Solidaridad y Misión; Claretianos en la ONU: ¿Para qué? ODS17

Miguel Ángel Velasco cmf

Miembro del Equipo Claretiano ante la ONU

Fue Prefecto General de Apostolado cmf

 

Me han hecho muchas veces esta pregunta desde que, ya hace años, tomé contacto con un proyecto que comenzó a tomar forma entre los Claretianos de Estados Unidos, para pasar a implicar al Gobierno General y a la totalidad de la Congregación de Misioneros Claretianos. Pero no creo que sea el camino adecuado para explicar nuestra presencia ante la ONU empezando directamente presentado cuáles son las actividades del equipo de Misioneros Claretianos ante la ONU. Hay que introducirlo dentro del area Solidaridad y Misión de la Prefectura (coordinación) de Apostolado

 

La base conceptual

 

En febrero de 2014 cristalizó un proyecto que nació al conjuntar experiencia y reflexión. La creación del área Solidaridad y Misión, dentro de la Prefectura de Apostolado, era común en varias provincias claretianas de Europa y América, pero no había una orientación que definiese esta área para el conjunto de la Congregación. El encuentro de responsables de Procuras Misioneras y JPIC de 2014 en Vic, supuso el nacimiento de esta área de coordinación misionera.

 

Como Misioneros Claretianos tenemos el corazón de nuestra Misión en la Iglesia en el anuncio de la Buena Nueva del Evangelio con seis rasgos propios. El XXV Capítulo General de la Congregación definió como uno de los seis rasgos que definen hoy el estilo de Evangelización claretiana: sentirnos “Enviados a evangelizar y escuchar a los pobres”. La evangelización implica el anuncio de la Buena Nueva tanto en palabras como en hechos. De esta manera llevar la Buena Nueva a los pobres y vulnerables implica, para los Misioneros Claretianos, sentir como propias sus alegrías y angustias; comprometernos con ellos en una atención personal y en la transformación de las estructuras sociales para hacerlas mas justas y humanizadoras. Solidaridad-misionera o Misión-solidaria que tiene dos dimensiones: lo local (en el lugar concreto) y lo global (implicaciones internacionales); se está haciendo habitual para expresar esta doble perspectiva la palabra “GLOCAL”.


Procura Misionera, JPIC y PROCLADES en el nivel local y provincial

 

La creación de las Procuras Misioneras en cada provincia de la Congregación siempre ha tenido como objetivo sensibilizar a todos en la importancia del Anuncio del Evangelio y la obtención de fondos para realizarlo. El estilo claretiano evangelizador busca atender íntegramente a las personas a las que anunciamos la Buena Nueva. Llevar la alegría del Evangelio nos llama a mirar a las personas como Dios Padre las mira y a buscar para ellos lo mejor. Aparecen entonces todas las dimensiones de la persona humana como urgencias a las que dar respuesta; unas las podremos atender nosotros directamente, otras son propias de la Misión Compartida con laicos y otros religiosos. Una lectura y una respuesta muy propias del P. Claret.

 

La creación de asociaciones o fundaciones, promovidas por los Misioneros Claretianos pero con personalidad jurídica diferenciada, busca obtener fondos para atender, al menos, parte las necesidades de desarrollo humano percibidas; estas entidades se llaman, en muchos lugares, PROCLADE. Por esta razón los Derechos Humanos primero y, ahora, la Agenda 2030 de Objetivos para el Desarrollo Sostenible, han sido la guía de actuación de las PROCLADES (Promoción Claretiana del Desarrollo) y las demás asociaciones.

 

Solidaridad y Misión nace por la necesidad sentida, vivida y reflexionada de inter-relacionar la Solidaridad (JPIC) con la Misión (Anuncio del Evangelio); de coordinarlas. Las entidades que llevan al día a día estos principios de Solidaridad y Misión son: Procura Misionera y Comisión de JPIC; las entidades con personalidad jurídica (PROCLADES) sirven para sensibilizar y obtener fondos para los proyectos de Desarrollo Humano y Social relacionados con Misiones y JPIC. En muchos lugares de la Congregación, gran parte de lo relacionado con JPIC ha sido asumido por PROCLADE. En otros, para facilitar esta estrecha coordinación, es una sola persona la responsable del área de Solidaridad y Misión siendo ella misma la responsable de la Procura Misionera, comisión de Justicia y Paz y PROCLADE. SIEMPRE es necesario que siga habiendo acciones dirigidas a poyar la Misión Evangelizadora como la Solidaridad.

 

De lo local a lo global. Presencia claretiana en Naciones Unidas

 

Desde hace muchos años, el término Misión no hace referencia sólo al Primer anuncio del evangelio en países lejanos; el Anuncio ha de hacerse en todo lugar y en todo país. Lo sabíamos desde hace tiempo, pero la Agenda 2030 nos lo ha dejado más claro, los temas relativos a JPIC no son sólo del país o localidad concreta en donde estamos, sino del mundo entero y viceversa. Nosotros, como Misioneros Claretianos, sabemos bien que hay muchas cosas que tienen que ver con el lugar concreto donde estamos trabajando y otras muchas que atañen a la dimensión universal de nuestra congregación; una vez más, lo global y lo local están relacionados. Pues bien, el mundo entero se está dando cuenta cada vez más, de esto mismo: somos locales, pero somos globales; vivimos en un lugar concreto (local) pero interconectados con el resto del mundo (global). El término “GLOCAL” hace referencia precisamente a esta doble vinculación y pertenencia.

 

El área de Solidaridad y Misión, en donde de junta la Misión y el compromiso con la JPIC, las Procuras Misioneras y las PROCLADES, tiene también su “estructura GLOCAL”; es decir parte se desarrolla en cada lugar (actividades misioneras concretas) y parte tiene un componente global. Es en este segundo plano de lo GLOBAL, en donde entronca y cobra sentido nuestra presencia ante las Naciones Unidas y nuestra pertenencia al área de Solidaridad y Misión.

 

El equipo de Misioneros Claretianos ante la ONU nos sentimos especialmente relacionados con esa parte de nuestra Misión Claretiana que habla de Derechos Humanos y de “No dejar a nadie atrás (Agenda 20303) desde la Perspectiva GLOBAL. Como Congregación hemos de vivir con fuerza una dimensión de universalidad que siempre hemos tenido y que nuestro mundo vive cada vez con más fuerza. La presencia del equipo claretiano ante la ONU, expresa el sumo interés que tenemos los Misioneros Claretianos de estar en el lugar que representa la MUNDIALIDAD. Estamos, como equipo, llamados a ser PUENTE, entre la realidad LOCAL y la realidad GLOBAL de nuestro mundo, tratando de transmitir la realidad de esa intensa interconexión de la que formamos parte.

Religiosos en la ONU. ¿Para qué?

 Estamos en las Naciones Unidas para participar directamente del entorno en donde se sienten vibrar las alegrías y esperanzas del mundo. En Naciones Unidas nos encontramos con todos los países y religiones del mundo; es un ágora de diálogo abierto, para construir un mundo mejor. Nuestra pertenencia a asociaciones de congregaciones y ONG presentes en Nueva York y la participación en cumbres, encuentros políticos, grupos de trabajo de la misma ONU, nos hacen sentir cómo late el mundo entero y partícipes de ese latir. Hemos sido, y estamos siendo, testigos de primera mano de como ha nacido y como se está desarrollando la Agenda 2030, pero eso sólo es un ejemplo de otros muchos ámbitos de los que somos partícipes.


Alguien podría pensar que eso puede ser muy bueno para los miembros del equipo, pero, en realidad, la Congregación o los laicos con los que trabajamos en cada lugar no participan de esa riqueza. Es ahí donde aparece nuestra labor de puentes: para comunicar a laicos y religiosos de otros lugares, lo que se vive aquí y para comunicar aquí, lo que se vive en cada uno de los 65 países en donde estamos presentes.

 

El equipo “cmfUNteam”, ha de estar muy en contacto y relación con la Procura Misionera de Roma, JPIC congregacional y PROCLADE Internazionale; estas cuatro realidades formamos Solidaridad y Misión de la Congregación, coordinada por el Prefecto General de Apostolado. Pero la relación del equipo ONU con cada provincia de la congregación ha de ser cada día más estrecho: como equipo somos “puente”; como Misioneros, somos universales. Una de nuestras misiones con cada provincia y posición apostólica de la Congregación es la de hacer vivir el latido del mundo como Naciones Unidas.

Miguel Ángel Velasco cmf

Miembro del Equipo Claretiano ante la ONU

Fue Prefecto General de Apostolado cmf
 
Organización de los Vicencianos en la ONU
 
Coordinación de las Congregaciones religiosas en la ONU




Comments