Nuestra llamada a ser pacificadores: La tarea ante los claretianos ODS16. ES

 

Claretianos. Nuestra llamada a ser reconciliadores y pacificadores

Parte III: La tarea ante los claretianos

J.M. Joseph Jeyaseelan, CMF

Sri Lanka

Como miembros de la Iglesia que somos cristianos católicos viviendo nuestra vocación siguiendo los pasos de San Antonio María Claret, estamos invitados a hacer nuestro el ministerio de la reconciliación en cualquier lugar donde estemos sirviendo. El mundo necesita paz y reconciliación. En la Autobiografía de nuestro Fundador nos encontramos con él como una persona profundamente preocupada por las realidades sociales que le rodeaban. Esto se puede ver especialmente durante el tiempo que estuvo en Cuba. Nuestro Fundador se preocupaba por los pobres y su bienestar. Quería hacer algo para corregir los problemas sistémicos para que los pobres y los marginados pudieran vivir con dignidad y en paz.

 

- Nuestro Santo Fundador, San Antonio María Claret, estaba a favor de resolver conflictos y establecer la paz. Cuando España se encontraba en medio de los trastornos políticos, nuestro Fundador hizo lo que pudo para establecer la paz. "Puesto que Claret es el administrador de su ciudad, la oficina del obispo y el gobierno de Barcelona escriben a Claret rogándole que trabaje por la paz y la armonía. Le comunica al gobierno local su satisfacción y su voluntad de trabajar en esa dirección" (Anuario Claretiano, 15 de mayo).

 

- Claret no se involucraría en política partidista o en revoluciones (Aut 522) sino que trabajaría por el desarme, la paz y la reconciliación (Aut 523). Tampoco apoyaría a aquellos que trataban de alcanzar objetivos políticos a través de la influencia del alto cargo que ocupaba en la corte real (Aut 629).

- Además, leemos en la autobiografía que nuestro Fundador mostró gran compasión a uno de sus adversarios y dispensó el perdón tan libremente. El hecho de que fuera herido en Holguín y la forma en que Claret trató todo el incidente es un gran ejemplo de perdón y magnanimidad (Aut 574-578). También encontramos a nuestro fundador teniendo el corazón de amor y perdón en la forma en que trató a aquellos que lo calumniaron. Rezó por sus enemigos (Aut 628).

Siendo fieles al espíritu de nuestro Santo Fundador, el documento del XIX Capítulo General "La Misión del Claretiano Hoy" nos dio una clara orientación: "Mantener un contacto estrecho y vivo con las diferentes estructuras y urgencias pastorales de la Iglesia local, especialmente las relacionadas con la familia, la juventud, los laicos, los derechos humanos, la justicia y la paz". (213). Esta convocatoria fue continuada por documentos posteriores del Capítulo General: "Fortaleceremos el servicio de calidad en el área de la justicia, la paz y la integridad de la creación (Hombres que arden en caridad 61.7); "... nos sentimos llamados a conformar nuestras vidas y misión a un diálogo profético (interconfesional, interreligioso, político, etc.) y como signo de compasión. Y desde aquí favorecemos lo que une, reconcilia y trae la paz, derriba los muros que separan, apoya a los que trabajan por la paz y la reconciliación sin importar el credo que profesen o la perspectiva que tengan (Missionarii Sumus 13).

 

Para poder realizar eficazmente el ministerio de la reconciliación, estamos llamados a tomar en serio el modus operandi llamado "misión compartida". La transformación del mundo no está enteramente en nuestras manos. Es muy necesario establecer redes con otras personas de ideas afines, ya sea que provengan de una iglesia hermana, de una entidad gubernamental o no gubernamental, o de un organismo internacional como el UNICEF. Otros tienen recursos que nosotros no tenemos. Pueden tener conocimientos especializados de los que podemos beneficiarnos. Nosotros tenemos recursos y experiencia que otros pueden no tener. La Congregación nos ha dado instrucciones claras a este respecto: Participar activamente en la defensa y promoción de la vida, la justicia y la paz, colaborando con otras organizaciones religiosas o cívicas (That They May Have Life 67.4); y "colaborar en redes (como las ONG), misión compartida y proyectos de otros (Missionarii Sumus 57.3).

Siguiendo las huellas de nuestro Fundador, nuestros misioneros en diferentes continentes han trabajado por la paz y la reconciliación.

 

- Los claretianos que murieron como mártires, algunos de los cuales son venerados como "bienaventurados", nunca pronunciaron una palabra de odio o venganza. Hablaron palabras de perdón y rezaron por sus enemigos.

- Desde 2012, tenemos nuestra presencia en las Naciones Unidas. Somos una ONG que se centra en las siguientes áreas: cambio climático, migración y refugiados, pueblos indígenas, y paz y reconciliación. Esto demuestra que nuestra Congregación se ha comprometido con la promoción de la paz y la reconciliación.

 

Hoy, para cada claretiano, para cada comunidad claretiana, y para cada organismo mayor claretiano, el ministerio de la reconciliación debe ser un compromiso clave.

 

Personalmente, he visto y experimentado la eficacia de los esfuerzos colectivos para construir una ciudadanía amante de la paz y una sociedad promotora de la paz. He tenido esta experiencia en Sri Lanka (Consejo Nacional de Paz, Alianza de Justicia y Organización Nacional de Intelectuales), Sudáfrica (Instituto de Curación de la Memoria), Filipinas (Instituto de Consolidación de la Paz de Mindanao y otros grupos de base para la consolidación de la paz en la región de Mindanao), y en Kenya (Instituto Shalom y una plétora de otras organizaciones). Es maravilloso establecer redes y aprender de todas ellas.

En Sri Lanka, mi colaboración con el Instituto de Sanación de los Recuerdos y otros grupos académicos, de la sociedad civil, de organizaciones no gubernamentales, ecuménicos e interreligiosos ha sido una experiencia enriquecedora. No estamos cambiando el mundo de la noche a la mañana! A través de nuestros pequeños esfuerzos tratamos de curar las heridas de la guerra, ayudamos a la gente a celebrar la diversidad como un regalo, y los invitamos a ser ciudadanos amantes de la paz buscando la justicia de manera justa, perdonando magnánimamente, y buscando ardientemente la reconciliación con el otro étnico y religioso.

 

Estar con otros estudiantes, activistas y sobrevivientes, y trabajar con ellos, ha sido una gran oportunidad para aprender el arte de construir la paz juntos. En noviembre de 2019, nosotros los claretianos organizamos un taller de formación para constructores de la paz y formamos a más de 30 hombres y mujeres.

"Bienaventurados los constructores de la paz" (Mt 5,9).

J.M. Joseph Jeyaseelan, CMF

Sri Lanka




Comments