Los agentes del cambio: EEUU, China, EU y Rusia ODS17 ES

 

 

Los agentes del cambio: EEUU, China, EU y Rusia

 

Miguel Ángel Velasco cmf

Miembro del cmfUNteam

 

No puedo abordar un análisis en profundidad de la situación de cada una de las zonas, así que daré algunas orientaciones que, en mi opinión, son las más destacables. Dentro de estos cuatros “agentes” creo que la Unión Europea y unos EEUU bien orientados, podrían ser clave.

 

Los EEUU de América están, en este momento, en medio de una crisis del COVID-19 que han hecho brotar la necesidad de revisar problemas internos que parecían superados. El sistema de atenciones públicas, en concreto en sanidad. El rol del Presidente de la Unión, como líder de todo un país formado por Estados Federados. La integración social de los diferentes grupos humanos, especialmente la comunidad negra y la comunidad hispana. Asegurar al máximo la no corrupción de altos cargos por parte de intereses de países extranjeros. Abordar un cambio de la localización de las cadenas de producción para situarlas en Norte América – Caribe. Retomar el liderazgo en la construcción del mundo multilateral; ha de sentirse nuevamente como “La ciudad encima de la colina”, pero ahora con intención clara de diálogo constructivo, fuera de toda imposición. Habrá que esperar al resultado de las elecciones de noviembre para saber cómo va a evolucionar todo.

 

La República Popular China, está en un momento de transición hacia algún lugar todavía sin especifica claramente. Tras la desastrosa época de la Revolución Cultural de Mao, los siguientes Presidentes han querido no caer en algunos errores cometidos por la URSS. El mantenimiento de la China “comunista” y la China “capitalista” ha sido un experimento que ha sacado a muchos millones de chinos de la miseria. Pero, el Gobierno del régimen autoritario chino sigue viendo necesario limitar los Derechos Humanos, para no desmembrar China.

 

Existen algunos problemas más. Continúan las tensiones, con diferentes etnias, en el oeste y en zonas del Himalaya. Los desequilibrios entre las clases sociales, especialmente entre las zonas del este y el centro y oeste del país. Las relaciones históricas con Rusia, Japón, Corea, Nepal, Vietnam, Laos, India, Taiwan, Filipinas, no han sido buenas y siguen creando muchas incertidumbres y preguntas sobre el futuro. No hemos de olvidar las humillantes relaciones que, durante los siglos XIX y XX, han mantenido con Reino Unido, Francia y Holanda; ¿se han olvidado ya, por ejemplo, de las Guerras del opio? Asegurar el paso por el estrecho de Malaca, por donde pasa la cuarta parte del comercio mundial en más de 50.000 buques al año; por allí pasa gran parte del comercio Chino y, en concreto, un gran porcentaje del suministro de petróleo. Clarificar la lucha por el dominio del sur del Mar de la China: control de las primeras islas del Collar de Perlas; construcción de bases militares en pequeñas islas, o arenales, declarados internacionalmente bajo el dominio de otros países limítrofes. La búsqueda del dominio del Pacífico Norte en contra de EEUU; una especie de nueva edición de “América para los americanos”, pero con China y Asia como protagonistas. Todo esto pone un cierto interrogante sobre las verdaderas pretensiones de China al buscar sustituir a EEUU en las organizaciones internacionales.

 

The Economist

 

La Unión Europea (UE). Pareciera que la UE se fundó hace muchos años, pero comenzó el 1 de noviembre de 1993. Como importantes desafíos, actualmente, podemos enumerar: la inmigración; la división de países Norte-Sur dentro del la Unión; el déficit democrático en algunos de los países del Este de la UE; la desigualdad social; los “paraísos fiscales” encubiertos; las orientaciones populistas de algunos partidos; la necesidad de mirar hacia la otra orilla del Mediterráneo; lograr un mayor protagonismo del Parlamento y el Consejo de Europa sobre cada país; es decir, muchos retos, pero quiero centrarme en algo que se ha acelerado a causa del COVID-19 y que llena de esperanza.

 

Dicen, los entendidos en Unión Europea, que sólo se llega al acuerdo en cuestiones determinantes para la UE, cuando se está al borde del precipicio. Lo cierto es que poner de acuerdo a 27 países sobre cuestiones que tocan la soberanía nacional, no es fácil. En días anteriores al COVID-19, cuando se celebraba la COP-25 Chile-Madrid, se aprobó el “Acuerdo verde” (Green Deal) llamado a orientar políticas y fondos económicos de la UE hacia un horizonte nuevo, basado en: la economía verde no contaminante; el desarrollo digital; los contenidos sociales de la sociedad del bienestar. El COVID-19, lejos de hacer olvidar estos objetivos, los ha vuelto a poner como prioridad para salir de la crisis; serán 750.000 millones de euros los destinados a ello, teniendo como líneas fuerza: economía, verde, digitalización, desarrollo social. Algo casi tan importante como el “Green Deal”, si ponemos la vista en la construcción europea, ha sido el acuerdo de sobre emisión conjunta de deuda relacionada con los 750.000 millones: la primera emisión de deuda mutualizada. Con la emisión de Deuda Europea, se asume, por parte de todos los países de la UE, el gasto y el riesgo de manera mancomunada. Es la primera vez que todos los países asumen que los problemas de unos países son de todo el conjunto de la UE, incluso costando dinero. La UE se va construyendo, además, con el compromiso claro de la cooperación internacional para el desarrollo. Esperemos que todo se vaya convirtiendo en realidad.

 

La Federación Rusa. El desmoronamiento de la URSS todavía se deja notar. El modelo soviético de producción programada y autárquico era inviable. Hubiese sido inviable, de todos modos, después de la desmembración de la URSS y la creación de estados separados de Rusia, en los que antes se realizaba parte de la cadena de producción programada. Actualmente, Rusia vive de la venta de sus recursos naturales, sobre todo gas y petróleo, de la venta de armamento a otros países y de su producción agrícola y maderera. Tiene un activo importante en el contexto internacional: su poderío nuclear. Rusia, sigue muy preocupada por mantener sus fronteras hasta lugares que la hagan imposible de conquistar y por asegurar la salida a los mares cálidos (Crimea). Ahora, busca también, dominar todo lo que sea posible el Ártico, lo que le dará acceso a la mayor parte del Hemisferio Norte. Vladimir Putin ha conseguido cambiar la legislación para hacer posible su continuidad como gobernante; la tradición zarista de Rusia sigue haciéndose presente. Quizá la condición de Director de la KGB (1998) de Putin ha facilitado a Rusia estar muy activa en la red de Internet en la manipulación de datos. Rusia sigue jugando un papel importante en zonas como Oriente Medio pero no es económicamente capaz de ser, ni de lejos, la antigua “gran potencia” que fue. ¿Es el futuro de Rusia un mayor acercamiento a la Unión Europea?, para eso tendrán que ser socios fiables.

 

Después de este recorrido, seguimos diciendo que es imprescindible inaugurar una nueva época en las relaciones internacionales:  multilateral y basada en las Naciones Unidas. Las zonas catalizadoras que acelerarán la creación de esta nueva manera de gobernar el mundo han de ser, por ahora, Europa y EEUU, con la colaboración de China y con el apoyo de Rusia. Habremos de esperar hasta después de la pandemia para ver cómo evoluciona América Latina, África Subsahariana, Norte de África, Asia Este y Oeste, Medio Oriente. En todo caso, las “democracias occidentales”, habrán de tener en cuenta la diversa manera que tienen las diferentes culturas de entender el mundo, las relaciones internacionales y los temas internos; por supuesto sin justificar el incumplimiento de los Derechos Humanos.  La distribución de las vacunas contra el COVID-19, será un buen test sobre la disposición real de los estados a organizar el mundo de una forma diferente, más solidaria. Habrá que esperar a que se disipe la niebla del COVID-19.

 

Miguel Ángel Velasco cmf

Miembro del cmfUNteam

CORONAVIRUS COVID-19 INFORMATION 



Comments