Desde la tierra: Corea del Sur. Migrantes: ODS18 ES



Desde la tierra: Corea del Sur. Migrantes: ODS18

James Jose cmf, Seul, Corea del Sur cmf
Ministerio Claret con los migrantes

Situación local: A Corea del Sur ha llegado un gran número de trabajadores migrantes desde principios desde la década de los 90; la mayoría de ellos son trabajadores migrantes no cualificados procedentes de Filipinas, Indonesia, Sri Lanka, Vietnam, Bangladesh, Tailandia y Camboya. La demanda de trabajadores migrantes extranjeros se ha producido, en gran medida, conforme los coreanos mejor educados y más ricos han comenzado a abandonar ciertas categorías de trabajo; especialmente los denominados trabajos manuales, con tres características: difíciles, sucios y peligroso). Destro del tipo de migrantes que llegan a Corea, el número de mujeres está aumentando, debido a que, en el país,  no hay suficientes mujeres para contraer matrimonio.     

Recientemente, ha comenzado a darse un creciente flujo de refugiados hacia Corea del Sur, especialmente dede:  Siria, Egipto, África, Pakistán, Myanmar y China. La diócesis de Incheon, situada al noroeste de Corea, está muy cerca del mar; la ciudad cuenta con el segundo puerto en importancia de Corea del Sur; a través del de este puerto entran un buen número de refugiados al país.

Incheon y su área de influencia, es una zona muy industrial con muchas empresas que dan empleo a muchosde trabajadores migrantes y refugiados, tanto legales como ilegales.  Así que uno de los principales desafíos de este área de Incheón y, en especial, de la ciudad de Bucheón es la gran cantidad de trabajadores migrantes, tanto legales como ilegales, refugiados, mujeres inmigrantes separadas, abandonadas con niños.  Estos migrantes y refugiados están dispersos en diferentes áreas de Incheon y muy a menudo tanto el lugar donde trabajan como en donde viven, no es estable ni seguro. 

Muchos de ellos no tienen un refugio y alojamiento adecuados y la mayoría de ellos viven en contenedores metálicos.  Estos trabajadores migrantes se enfrentan a muchos problemas tanto en la empresa como fuera de ella.  En la actualidad muchos son trabajadores temporales e ilegales y, una vez que pierden su trabajo, tienen que salir de la empresa sin lugar donde poder quedarse.  Nos encontramos, por lo tanto, con migrantes y refugiados sin documentos legales adecuados, sin alojamiento y sin refugio. Como en muchos países, además, a estos migrantes sin papeles, les es muy difícil conseguir un trabajo, al ser ilegales o refugiados.

Breve historia del ministerio entre los migrantes y refugiados de los Misioneros Claretianos: Los Misioneros Claretianos de la Delegación de Corea comenzaron una nueva comunidad y un centro de migrantes con dos sacerdotes y tres seglares claretianos en un edificio muy pequeño en Geomdan, Diócesis de Incheon en 2015, con el fin de apoyar y cuidar a los migrantes y refugiados sin hogar de las zonas cercanas.  La finalidad básica de la comunidad y el centro era proporcionar alojamiento, hospedaje, asesoramiento, asistencia médica y jurídica y atención pastoral. Desde el comienzo hemos visitamos regularmente las zonas cercanas de Geomdan, donde se alojan los migrantes y refugiados (estancia en un contenedor de hierro que no tiene instalaciones básicas), y les hemos hecho conocer nuestra presencia en la zona, nuestro servicio de asistencia y nuestro centro de acogida.

A través del contacto regular pudimos hablar con ellos y establecer una buena relación en la cercana cancha de baloncesto donde solíamos jugar con ellos todos los fines de semana. Esto nos ha permitido ayudarles a organizarse. En sólo seis meses pudimos encontrar muchos migrantes y refugiados dispersos en las zonas cercanas de Geomdan sin un alojamiento y un lugar para vivir adecuados.  Como una respuesta inicial a esta situación, alquilamos dos pequeñas habitaciones en Ojongdong para los inmigrantes y refugiados legales, ilegales y sin empleodonde; lo malo es que allí sólo podemos alojar a un máximo de 6 personas. Ahora, todos los domingos tenemos la misa en inglés para todos los migrantes y refugiados en la parroquia coreana cercana. Quedan todavía muchos lugares de Incheon donde los refugiados y migrantes están dispersos y desorganizados. 

La Misión del Centro de Migración Claret en el momento actual

En la actualidad, nuestro atendemos a  250 migrantes de 14 países, a saber, Filipinas, Viet Nam, Srilanka, India, Pakistán, Bangladesh, México, Colombia, Nigeria, Tailandia, Ghana, Kazajstán, China y Rusia. 

Servicio Pastoral: Todos los domingos vamos regularmente a diferentes parroquias para celebrar la misa, la confesión y un pequeño retiro para los migrantes, especialmente para los filipinos y vietnamitas.

Asesoramiento: En la actualidad el Centro de Migrantes Claret, ofrece asesoramiento a los trabajadores migrantes, así como a sus familias, especialmente a los migrantes de Filipinas, Vietnam, Perú y Bangladesh, sobre el salario, el empleo, el divorcio y la violencia en el matrimonio, en diferentes lugares como Seúl, Inchon, Ansan Yankuk y Ujongdong. También proporcionamos apoyo legal y consultas y orientación sobre las cuestiones relacionadas con los pagos de salarios y jubilación de los trabajadores. 

Apoyo legal y consulta: proporcionamos ayuda legal sobre la violación de los derechos humanos y problemas de inmigración, compensación por divorcio, violencia familiar, retraso e impago de salarios. Tenemos tres expertos legales que sirven como voluntarios en nuestra comunidad para apoyar a los Migrantes y también para la traducción.

Apoyo médico y asistencia hospitalaria:  Consulta de salud y seguro médico y tratamiento se les proporciona y también los acompañan al hospital en caso de emergencia para los indocumentados.

Centro de acogida:  En agosto de 2015, en Bucheon, en la diócesis de Inchon, iniciamos un centro de acogida temporal para mujeres en el tercer piso de nuestra comunidad, con 15 habitaciones individuales, con el fin de apoyar a los trabajadores extranjeros y a los migrantes a proporcionarles una estancia temporal de tres a seis meses. 

Apoyar, cuidar y albergar a las novias extranjeras abandonadas y a otras mujeres: Hay mucha escasez de mujeres en edad de casarse en Corea y muchas muchachas son traídas a Corea desde países extranjeros para el matrimonio, pero no es raro que la relación se rompa tras de un corto período de tiempo y las muchachas quedan abandonadas. El matrimonio intercultural entre extranjeros también puede terminar en separación y finalmente en abandono. También hay un buen número de mujeres extranjeras que se dedican a la prostitución, trabajando a la fuerza en bares y salones de masajes y también son víctimas de la trata de personas directa e indirecta.
Organizando pequeñas comunidades de migrantes. En muchas áreas de Inchon los migrantes están organizados pero aún así hay muchos migrantes dispersos en diferentes lugares sin ningún tipo de atención pastoral y apoyo legal.

Atención especial a los migrantes ilegales: Dado que hay muchos migrantes ilegales trabajando en Corea, es muy difícil que puedan pasar a ser incorporados legalmente a un trabajo en Corea en el futuro. Se esconden y trabajan en muchas empresas sin los documentos legales adecuados. Así que se da la clara posibilidad de explotación laboral. 

Violación de los derechos humanos: también apoyamos y cuidamos a las personas para defender sus derechos, ya sea en el lugar de trabajo, la sociedad o en la familia.

Cuidando a los niños inmigrantes: Dándoles apoyo cultural coreano animándolos en nuestra comunidad.

Clase de coreano y apoyo cultural: Enseñanza de la lengua coreana para el uso diario mínimo y entrenamiento básico y orientación para ajustarse a la cultura y tradición coreanas.

Asistencia técnica: Utilizar el Centro de asistencia técnica para encontrar un trabajo, formación en la fabricación de pan y trabajos de auto-sostenimiento y generación de ingresos.

Suministro gratuito de alimentos y ropa y artículos de primera necesidad: También proveemos un almuerzo gratis a todos los Migrantes todos los domingos y una dotación extra de arroz y  vitaminas.

Campamento médico gratuito cada mes: organizamos el campamento médico en nuestro centro cada mes en asociación con el hospital católico St Mary's de Seúl.

Misa para la comunidad Vietnamita: Cada último domingo del mes tenemos una misa dominical especial para la comunidad Vietnamita.

P. James Jose, Seul, Corea del Sur cmf
Ministerio Claret con los migrantes

Comments