COP25 Chile-Madridf 04


Cumbre del clima 2019 Chile. Madrid, 2 al 13 de diciembre 2019. Día 05


El menú de este día ha sido también variado.  

·      La Amazonía bajo presión: degradación, cambio de uso de la tierra e incendios forestales”; en el panel viajamos por la amplísima cuenca del Amazonas, especialmente centrándonos en Brasil, Bolivia y Venezuela. La preocupación por esta zona del planeta es triple: los grupos indígenas que allí viven y sus derechos, la desaparición de biodiversidad y, por otro lado, las consecuencias para el clima que tiene la pérdida de ese pulmón del planeta. El otro pulmón del planeta es la cuenca del Congo. Se han señalado los incendios como medio claro para “liberar” tierra para el cultivo y la tala fraudulenta de bosques como dos de las principales emergencias de la zona; las dos basadas en la búsqueda de un lucro desmedido que no cuida ni animales, ni plantas ni seres humanos.

Dos temas han destacado los ponentes que me parecen muy reseñables. El primero de ellos situarse en un planteamiento sostenible de la Amazonia que haga convivir territorios de reserva natural, territorios pertenecientes a los pueblos indígenas y otros en los que se pueda realizar una explotación sostenible de los bosques. Evidentemente esta sostenibilidad pasa por una normativa legal que hoy por hoy no existe ni para los incendios forestales. El segundo de los temas la gran capacidad de regeneración que posee el ecosistema amazónico, siempre que no se sobrepasen unos límites; esto permite la regeneración de los ecosistemas amazónicos, desgraciadamente en algunos casos ,mediando muchos años.

·      El acuerdo de París y las instituciones internacionales de financiación. Siguiendo el Acuerdo de París, implicaciones financieras, una historia viva”. Ni qué decir tiene que los panelistas han sido de primer nivel, miembros todos de organismos multilaterales e instituciones y fondos privados. Las opiniones han sido positivas respecto a la reacción positiva al requerimiento de fondos económicos, tanto gobiernos como de instituciones financieras privadas y fundaciones. El convencimiento de que el cambio climático esta destruyendo el planeta, con las implicaciones económicas y humanas que eso tiene, está haciendo reaccionar a la sociedad civil y política. Según los datos aportados entre unos y otros actores, van a ser capaces de superar el objetivo de los 100.000 millones de dólares disponibles para la financiación de proyectos de cambio climático, para el año 2020. Lo que sí es cierto es que en los eventos paralelos está abundando la presencia de empresarios y políticos que se expresan claramente decididos a seguir el camino de la Revolución verde; me da la impresión de que son más que palabras, aunque… habrá que comprobarlo desde los hechos.

Es posible que se hayan pasado de optimistas, pero afirman que, si bien habrá puestos de trabajo y ocupaciones que desaparezcan, la nueva economía ecológica es una gran oportunidad. Lo comparan a una especie de nueva Revolución industrial, pero, en este caso, una Revolución verde. 

·      El tercer tema del día ha sido, ¡Oh sorpresa!: “SDG8: trabajo decente y crecimiento económico. Una transición justa hacia una economía verde inclusiva”. A este panel, preparado por la OIT (Organización internacional del trabajo) y la ONU, ha asistido la plana mayor del Ministerio de trabajo de España. Han partido de la principio insoslayable de un planeta que requiere una nueva economía (Desarrollo sostenible); desde esta afirmación, dos derivadas: se van a crear mucho nuevos puestos de trabajo y ocupaciones, pero también se van a destruir otros. Sobre todo, las organizaciones sindicales allí presentes han insistido en la necesidad de políticas sociales que atiendan a los desempleados y a la atención a las diversas situaciones de los países y regiones. En conclusión: afrontar la Revolución industrial verde con optimismo, pero cuidando a los trabajadores, especialmente aquellos más vulnerables: mujeres, jóvenes, indígenas.

Mañana más, pero, sobre todo, las expectaciones ante la manifestación de los jóvenes en el Paseo del Prado de Madrid.


Miguel Ángel Velasco cmf

Comments