COP25 Chile-Madrid 08


Cumbre del clima 2019 Chile. Madrid, 2 al 13 de diciembre 2019. Día 10

Comenzamos esta segunda parte de la COP25, el “Segmento alto nivel”, hoy a las 9 de la mañana. Comenzó el acto de inauguración la presidenta de la COP25, la ministra chilena del Medio Ambiente Carolina Schmidt; acto seguido, como representante de la Sociedad civil el músico, cantante y compositor español Alejandro Sanz; Petteri Taalas, secretario general de la Organización Meteorológica Mundial; Teresa Ribera,  Ministra de Transición ecológica de España, Patricia Espinosa, secretaria ejecutiva de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC); Tijjani Muhammad-Bande, presidente de la Asamblea General de Naciones Unidas la mexicana. No dirigieron la palabra en esta ocasión, aunque sí lo hicieron en la inauguración, ni Antonio Guterrez, secretario general de las Naciones Unidas ni Pedro Sánchez, presidente del Gobierno de España.

Viendo las personas que estos días han intervenido en la COP25, y en concreto las de hoy, recordaba una de las afirmaciones de los interlocutores que tuve el domingo pasado. Uno de ellos, me decía: “¡claro! Allí en la COP25 estás oyendo a los que piensan que el Cambio climático es un grave problema, pero hay otros muchos que no lo piensan así”. La verdad que no sé si refería a las autoridades de la inauguración; a los investigadores y científicos de todo el mundo presentes en la COP25; a los empresarios y responsables de finanzas; a los miembros de Greenpeace o Ecologistas en acción; a los ministros de Medio Ambiente o Finanzas. Todas estas personas han estado presentes de prácticamente provenientes de todas las partes del mundo. Puede haber personas que no estén convencidas de que el Cambio climático provocado por la Revolución industrial es un problema urgente a resolver, pero… quizá sería conveniente que se informasen un poco mejor antes hacer ciertos comentarios.

¿Qué mensaje han enviado las personas que han inaugurado este “segmento”? El secretario general de la Organización meteorológica mundial ha corroborado el contenido del Informe sobre el clima y el Informe sobre la Disparidad de emisiones de Gases invernadero, 2019. El segundo informe indica que hemos de hacer un esfuerzo especial para situarnos, según plazos, en el Acuerdo de París; el primer informe, sobre el clima, ratifica el deshielo de los polos, el aumento sequías, tifones y lluvias torrenciales. Los demás intervinientes han insistido en la urgencia que nos presenta el Cambio climático; sobre todo hemos de pensar en aquellos más vulnerable de la humanidad, dada la coincidencia entre las zonas más afectadas y las zonas de países en vías de desarrollo o poblaciones vulnerables. Los países más desarrollados tienen que ser necesariamente generosos aportando más recursos.

Los datos e informaciones apuntan a que el compromiso de los países y los organismos internacionales está creciendo significativamente. Es casi seguro que aportarán, entre todos, las cantidades acordadas en París para afrontar el cambio climático. Pero esto no se considera suficiente y se pide que el sector privado que se comprometa en la financiación de los proyectos que se tienen que poner en marcha. A este respecto se pide, por parte de los financiadores privados, que se elabore un elenco de proyectos y características de los mismos; de esta manera se podrá asegurar que los fondos llegan a los proyectos, asegurando una financiación sostenible hacia la transición a la “economía verde”.  

Hasta aquí temas de financiación urgentes y necesarios; pero junto con esto hay otras cuestiones que se están abriendo paso, cada vez con más claridad, en esta segunda parte del COP25. El Acuerdo de París tiene tres líneas principales de objetivos: * mantenimiento del incremento de la temperatura lo más cercano al 1,5 º; * facilitar financiación para la necesaria transformación hacia una Economía sostenible y * “Aumentar la capacidad de adaptación a los efectos adversos del cambio climático y promover la resiliencia al clima y un desarrollo con bajas emisiones de gases de efecto invernadero, de un modo que no comprometa la producción de alimentos “(Art.2b). Este tercero se va imponiendo como una urgencia cada vez mayor. Pienso que aquí las ONGD, las Congregaciones religiosas y la Iglesia en su conjunto, tenemos un campo urgente y dilatado de trabajo al estar “a pie de obra”.

Miguel Ángel Velasco cmf

Los vídeos oficiales los podéis encontrar en: https://unfccc.int https://unfccc.int/es https://unfccc.int/fr

Comments