COP25 Chile-Madrid. 01


Cumbre del clima 2019 Chile. Madrid, 2 al 13 de diciembre 2019


Comenzamos la larga trayectoria de casi dos semanas: reuniones oficiales de los representantes de los países para perfilar los acuerdos del 2019; presentaciones paralelas de temas relacionados con la cumbre (unas 30 por día); presentaciones de la sociedad civil organizadas por Chile y Madrid; cumbre paralela en la Ciudad Universitaria de Madrid y manifestaciones reclamando acciones concretas contra el Cambio climático. Todo, en un año en el que nuevamente las emisiones de CO2 y otros gases invernadero han aumentado. No es extraño que los lemas y los discursos oficiales hablen de que aún es tiempo, pero ¡no hemos de perder más!: hay que acelerar las tomas de decisión. La Cumbre COP25 no habría cumplido con su objetivo si los países participantes no dan claros pasos políticos en forma de decisiones y, con ellos, la sociedad civil en su totalidad. La COP25 llama a gobiernos, empresas, universidades, ONG, plataformas cívicas… a un cambio de rumbo decidido caracterizado por la EMERGENCIA CLIMATICA que ya ha declarado Europa.

La primera parte de la mañana comenzó a las 8; se aprobaron los estatutos de la COP25 y se trajeron a la memoria decisiones tomadas los días previos de preparación. Ante la idea expresada por algunos países de revisar el acuerdo de París, la respuesta fue una clara respuesta negativa, aunque se comprende la necesidad que tiene África de llevar un ritmo un poco diferente. Carolina Schmidt , Ministra de Medio Ambiente de Chile, resulta, sin sorpresas, elegida Presidenta de la COP25. La Presidenta da gracias a España por la aceptación de la organización del evento; es un ejemplo claro de lo valioso del multilateralismo (ODS17)

Acto seguido los discursos inaugurales. El primero de todos, a través de un vídeo, el de Sebastián Piñera, presidente de la República de Chile, que explica las razones del cambio de sede. Acto seguido, ya allí presentes, Antonio Gutérres, secretario general de la ONU y Pedro Sánchez, presidente del Reino de España. Sus discursos urgen a tomar medidas claras ante la emergencia climática que vivimos. Los dos, aunque con más énfasis Pedro Sánchez, relacionan, claramente, todo lo relativo al Cambio climático en la Agenda 2030 de Objetivos de desarrollo sostenible. El lema “no dejando a nadie atrás”, se repite en todos los discursos inaugurales.

El resto del día, mientras los representantes de los gobiernos tienen reuniones para ir perfilando los acuerdos, comienzan los encuentros paralelos. Por mi parte he asistido a los siguientes: “Acción climática global: derechos indígenas, territorio y recursos”, presentado por Austria; “Coordinación educativa internacional ante la emergencia del cambio climático”, presentado por España; “Agua y Cambio climático: implicaciones de los agentes privados y movilización ciudadana para promover la disminución de los combustibles fósiles” presentado por un grupo de empresarios; “Más allá de las etiquetas, más allá de las fronteras: promoción de la protección basada en los derechos de los migrantes provocados por el cambio climático”. Presentado por diversos agentes implicados.

Evidentemente todos han sido muy interesantes, pero especialmente el primero sobre los derechos de los indígenas. En el diálogo pude preguntar abiertamente sobre cómo respetaban los gobiernos de la cuenca del Amazonas los derechos de propiedad de los indígenas. Además, ya que uno de los ponentes era de Colombia y el otro de Perú (Ucayali), me permití preguntar por las implicaciones reales de la concesión al río Atrato de la categoría de Sujeto de derechos y sobre la efectividad de la organización comunitaria del río. Las respuestas por su parte no eludieron ningún problema fueron claras y distintas.

Ciertamente es una riqueza poder estar en este tipo de foros organizados por Naciones Unidas. Esta vez hemos podido asistir por la personería jurídica en España de Fundación PROCLADE. Creo que sería lo más adecuado pedir el reconocimiento oficial de PROCLADE Internazionale ante la Organización de las Naciones Unidas para el Cambio climático.

Miguel Ángel Velasco cmf

Comments