5. Las 5 "P". Las agrupaciones


5.2 La agrupación de los ODS2030 en cinco núcleos interdependientes


Aunque se puede afirmar, como lo hemos hecho, que los 17 ODS están inseparablemente interconectados y este es uno de los extremos que más se repiten en el propio documento de la ONU, sí que podemos agruparlos en distintos focos de relevancia. En esta reflexión los vamos a agrupar en tres mas uno, aunque en otros documentos se hable de las cinco “P”[1] referidas al mismo tema No, cuatro o cinco focos de relevancia. Podríamos decir que los más inspirados en los Objetivos del Milenio son aquellos que vamos a llamar ¨Vida más plenamente humana¨; encontramos otro grupo de ODS más centrado en el ¨Cuidado del planeta¨ y un tercer grupo que vamos a denominar ¨Desarrollo sostenible¨que agrupa desde la perspectiva de uno de los conceptos motores de la Agenda 2030. El cuarto no es un grupo sino el ODS 17 que nos emplaza a realizar alianzas sectoriales y territoriales de todo tipo para poder llevar a buen puerto las pretensiones acordadas. No voy más que a enumerar los objetivos para cada uno de los grupos, eso sí, con la expresión original presente en el documento aprobado por las Naciones Unidas; dejo a cada uno o a posteriores reflexiones entrar a considerar el contenido concreto de cada uno de los objetivos. En realidad, el horizonte hacia el que debemos ir está marcado por el enunciado de los objetivos. Las metas o criterios de cumplimiento de cada objetivo es algo que seguro irá perfeccionándose y afinándose con el tiempo. 
Dicho ésto,  aclarar que no quiero decir que no sea importante entrar a considerar el contenido de las metas, ya que aclaran la manera de entender el objetivo, pero precisamente por esto puede ser lo más modificable y prefiero quedarme con lo permanente: los objetivos.

a.     Desarrollo sostenible

Se agrupan aquí todos los ODS que consideran ineludible continuar con el impulso de desarrollo que se está dando en el mundo, pero se requiere inequívocamente un tipo de desarrollo que contemple más claramente la promoción y el desarrollo del ser humano y el cuidado de la Tierra.

ODS 7. Garantizar el acceso a una energía asequible, segura, sostenible y moderna 
para todos.
ODS 8. Promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos.
OSD 9. Construir infraestructuras resilientes, promover la industrialización inclusiva y sostenible y fomentar la innovación.
ODS 10. Reducir las desigualdades en y entre los países. 
OSD 11. Lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles. 

b.     Vida más plenamente humana

En este segundo grupo se nos presentan aquellos ODS que miran directamente hacia el ser humano y todo lo que puede hacer que su calidad de vida mejore. Como veremos por los temas que se tratan se persigue que las necesidades básicas queden cubiertas, pero se pretende llegar mucho más allá de lo básico. El enfoque de la Carta de los Derechos Humanos se deja traslucir en este conjunto de ODS.

ODS 1. Poner fin a la pobreza en todas sus formas en todo el mundo. 
ODS 2. Poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible.
ODS 3. Garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades
ODS 4. Garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos
ODS 5. Lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y niñas
ODS 16. Promover sociedades pacíficas e inclusivas para el desarrollo sostenible, facilitar el acceso a la justicia para todos y crear instituciones eficaces, responsables e inclusivas a todos los niveles.

c.     Cuidado del planeta

El tercer grupo nos presenta la tierra en la que vivimos y el cuidado que tenemos que tener con ella porque está llegando a sus límites máximos, de tal manera que hace peligrar la misma vida de la humanidad en el planeta. Este grupo de ODS está muy conectado con el primer grupo que hemos titulado Desarrollo sostenible.

ODS 6. Garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos.
ODS 12. Garantizar modalidades de consumo y producción sostenible.
ODS 13. Adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos.
ODS 14. Conservar y utilizar en forma sostenible los océanos, los mares y los recursos marinos para el desarrollo sostenible.
ODS 15. Promover el uso sostenible de los ecosistemas terrestres, luchar contra la desertificación, detener e invertir la degradación de las tierras y frenar la pérdida de la diversidad biológica.

d.     Alianzas

El cuarto “grupo” de uno se refiere a la importancia que tienen la colaboración y alianzas de todo tipo para poder alcanzar los objetivos.

ODS 17. Fortalecer los medios de ejecución y revitalizar la Alianza Mundial para el Desarrollo Sostenible.


5.3. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible, elaboración, criterios de verificación, seguimiento

Nos hemos referido antes al largo proceso de elaboración de los ODS 2030 a través de los documentos previos que han dado lugar a la Agenda que ahora tenemos, pero para nuestro tema central, ¨algo nuevo está naciendo¨, falta enfatizar alguna cosa. 
Desde la Conferencia de Río de Janeiro en 1992 ha ocurrido algo muy destacable en Naciones Unidas. La decidida opción del Secretario General Ban Ki-moon, por crear un foro de reflexión y acción sobre las necesidades del mundo en que vivimos. Siguiendo a su Secretario General, la Asamblea General tomó la decisión de que la nueva Agenda social formase parte prioritaria de las competencias del ECOSOC (Consejo Económico y Social) creando, además, un foro político de alto nivel (HLPF) para realizar el correspondiente seguimiento de la misma. Este órgano permanente de la ONU desde su fundación, fue elegido como el lugar primordial de reflexión y seguimiento de las sucesivas conclusiones de encuentros sobre la materia y de elaboración de las agendas de objetivos. La línea de cumbres y documentos que comentamos en el apartado cuarto no hubiesen podido ver la luz sin la decisión de Ban Ki-moon y el nuevo papel del ECOSOC.

Un nuevo paso adelante estaba a punto de darse. El punto de partida de Naciones Unidas y sus reflexiones son los países miembros y sus embajadores y delegados respectivos; un importante grupo de trabajadores internos a la ONU completan el Sistema de Naciones Unidas. Esta composición y naturaleza le ha venido dada a la ONU por su historia, ya que fue una organización pensada en sus inicios como herencia mejorada de la Sociedad de Naciones; son por tanto los países miembros y sus representantes los protagonistas y responsables de lo que la ONU decide y hace. Desde el momento fundacional no sólo ha cambiado el número de países miembros, sino también la apertura de la ONU a una realidad que llamamos Sociedad civil. La Cumbre de Río podría ser señalada como el punto de arranque de una apertura a la Sociedad civil y a los grupos que la forman, que marca tendencia de futuro. Si en Río 98 la presencia de estos grupos fue más en el exterior que en las deliberaciones, su presencia en la elaboración de documentos y en las asambleas, cumbres y reuniones ha ido aumentando significativamente hasta llegar a la Agenda 2030. Los grupos que forman la representación de la Sociedad civil en el ECOSOC y sus deliberaciones son, actualmente, asociaciones y entidades que representan los siguientes sectores interesados (stakeholders): niños y jóvenes, educación y universidad, pueblos indígenas, voluntarios, agricultores y autoridades locales, trabajadores y sindicatos, ancianos, ONG, mujeres, comunidad científica y tecnológica.

Para el seguimiento de la implantación de los ODS2030 en los países signatarios se instituyó un Foro político de alto nivel (HLPF en inglés) en el que anualmente se presenta un informe detallado sobre la implantación de los ODS 2030[i] y en el que voluntariamente los estados signatarios presentan el informe de implementación en sus respectivos países. En este Foro de alto nivel están representados todos los ¨sectores involucrados¨ (stakeholders) pudiendo intervenir, a pie de igualdad, con los representantes de los estados miembros del ECOSOC con preguntas y observaciones. En septiembre de 2018 el Reino de España presentó en este foro el estado de implantación de los ODS[ii]; la delegación fue presidida por Josep Borrell, Ministro de Asuntos exteriores al que acompañaban la Ministra de Transición ecológica, la Alta comisionada para la Agenda 2030, el Embajador permanente ante la ONU y el Presidente de la Coordinadora de ONG de España, entre otros. El trabajo en torno a la Agenda 2030 había empezado unos años antes con el Gobierno del PP, el cual nombro un Embajador permanente para los ODS, y continuó con la llegada del PSOE al Gobierno de la nación. Signo de que la Agenda ODS2030 está por encima de los partidos y "es una cuestión de Estado", fueron las palabras que dirigió Felipe VI, a través de vídeo, a los asistentes a la reunión de alto nivel.

Un problema que tienen normalmente las resoluciones que atañen a los estados miembros de las Naciones Unidas es la evaluación de dichos acuerdos. Ya los ODM (Objetivos de Desarrollo del Milenio) tenían unos indicadores que buscaban precisamente esa medición. La opción que se tomó con la Agenda 2030 fue la de dotar al conjunto de 17 objetivos de un total de 169 metas que pudiesen dictar la medición del cumplimiento de los objetivos. La evaluación de estas metas se va realizando a lo largo del año y se presenta en el Foro de alto nivel en donde están presentes los grupos de los Sectores involucrados (Stakeholders). Pero quizá lo más importante es la creciente participación de estos sectores en la evaluación y seguimiento de la implantación de los Objetivos en sus respectivos países, en zonas más amplias o en la totalidad de los países signatarios[iii]. No son pocas las universidades, sectores de investigación, grupos relacionados con los Derechos Humanos, fundaciones como la Bertelsmann[iv], que elaboran extensos informes y buscan la medición de las metas e incluso la mejora de la formulación de metas con vistas a la elaboración de futuras nuevas agendas.

Respecto a la implementación de la Agenda 2030 se afirma sin ambages en el mismo documento lo que ya se constató en el trabajo en torno a los Objetivos de Desarrollo del Milenio, que es necesaria la implicación complementaria de toda la sociedad: Gobiernos, Alianzas zonales, empresas, donantes individuales, universidades y ciencia, ONG, solidaridad de los países más desarrollados, etc… Es algo que concierne a todos; si no nos involucramos todos, todo será más lento. El Papa Francisco nos llama a formar parte activa de este movimiento que lidera la ONU pero que va siendo cada vez más sentido como una urgencia de todos. Sería un error que la Iglesia Católica y, en concreto, las congregaciones religiosas nos quedásemos fuera de este movimiento de la Agenda 2030, por decisión o por inacción, y privásemos a la implementación de los ODS de nuestro peculiar color carismático. CONFER, REDES y Escuelas Católicas y en general todas las agrupaciones de Iglesia, tendrían que tomar un papel claramente activo en el análisis de la realidad desde la Agenda, sensibilización, propuestas de solución y participación en los foros nacionales e internacionales.



[1] People, Progress, Partnership, Peace



[i] https://unstats.un.org/sdgs/files/report/2018/TheSustainableDevelopmentGoalsReport2018.pdf. (Consultado en Marzo 2019)
[ii] https://www.youtube.com/watch?v=sGdwTekU8y8. (Consultado en Marzo 2019)
[iii] ¨Spotlight on Sustainable Development¨, https://www.2030spotlight.org
[iv] Sachs, J., Schmidt-Traub, G., Kroll, C., Lafortune, G., Fuller, G. (2018):SDG Idex and Dashboards Report 2018. New York. Bertelsmann Stiftung and Sustainable Development Solutions Network (SDSN).

Comments