3. El largo camino hasta la Agenda


3.    El largo camino recorrido hasta llegar a los ODS 2030

La razón de ser de la Agenda 2030 hay que buscarla en el ADN de las Naciones Unidas. La ONU es una organización que busca Transformar nuestro mundo, pero ¿cómo nacieron los contenidos de la Agenda 2030?; ¿cómo nació ese conjunto de decisiones que quieren ¨transformar nuestro mundo¨, ¨no dejando a nadie atrás? Podemos imaginarnos que, si ponernos de acuerdo en una familia o en una congregación es difícil, más difícil aún, es que 193 países se pongan de acuerdo para llegar a un acuerdo como el de los ODS2030. ¿Cómo hemos tomado conciencia de que somos una humanidad interconectada entre los seres humanos y de éstos con el reto de lo existente? ¿Cuál ha sido el camino que llevó a estos 193 países a sentir la urgencia de ponerse manos a la obra para cambiar el mundo?

Quizá el primer aldabonazo que nos hizo despertar del sueño del desarrollismo sin control, fue la Conferencia de Río de 1992, del 3 al 14 de junio. La caída del Muro de Berlín, el fin de la Guerra fría y la política de los bloques dio paso a un tiempo en el que el multilateralismo parecía ser el camino más adecuado y posible; la búsqueda en común de soluciones, por encima de divisiones parecía abierta. Muchas voces antes habían clamado por una naturaleza dañada, por la pérdida de bosques y diversidad biológica; por la destrucción del mar y los ecosistemas; por la minería descontrolada que dañaba y mataba a los pueblos indígenas. La potencia de la Ciencia, la Técnica y el paradigma del desarrollo infinito solucionador de todos los problemas… cegaba nuestras mentes. En Río92 quedaron definitivamente correlacionadas la Madre Tierra y la Madre Humanidad. Allí, tomamos claramente conciencia de que la Ecología que no toma en cuenta al ser humano es destructiva, pero también caímos en la cuenta de que el verdadero desarrollo del ser humano sólo se puede realizar de manera integral en relación positiva con la humanidad y con la naturaleza. Allí, en Río92, nació también la apertura de la ONU, entendida como ¨club de estados¨, a la Sociedad civil; ONG, universidades, jóvenes, Iglesia… hicieron tomar conciencia que era necesario tener en cuenta a un mundo que no sólo se organizaba a través de las estructuras políticas. La ONU comenzó poco a poco a virar y a mirar hacia la sociedad civil: la comenzó a sentir como parte necesariamente integrante de la organización.

El comienzo del siglo XXI llamó también a la puerta de consideraciones importantes respecto a la humanidad. La cumbre sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio[i] tuvo lugar en septiembre de 2000[ii]. Los acuerdos de esta cumbre fueron herederos de cumbres y encuentros anteriores[1]; quizá los ocho objetivos ODM no fueron unas conclusiones suficientemente articuladas entre sí. Estos fueron los objetivos aprobados en aquella cumbre: 

1. Erradicar la pobreza extrema y el hambre.
2. Lograr la enseñanza primaria universal.
3. Promover la igualdad entre los géneros y la autonomía de la mujer.
4. Reducir la mortalidad infantil: 5. Mejorar la salud materna.
6. Combatir el VIH/SIDA, el paludismo y otras enfermedades. 
7. Garantizar la sostenibilidad del medio ambiente.
8. Fomentar una asociación mundial para el desarrollo.

Los ODM miraban al horizonte de 2015; se centraban, sobre todo, en la ayuda que los países del Norte habían de dar a los países del Sur. Países desarrollados y en proceso de desarrollo, empresas privadas, fundaciones y sociedad civil en general se comprometieron para poner a disposición de la consecución de estos objetivos, 40.000 millones de dólares[iii]. Al final del tiempo acordado para el cumplimiento de los ODM se redujeron significativamente la muerte de mujeres en el parto, la muerte de niños de temprana edad, las muertes y contagios de VIH/SIDA. El resto de los objetivos se han visto muy afectados en su consecución por las crisis económicas y la reducción de aportaciones del 0,7 del PIB a niveles significativamente menores. En conclusión: se avanzó menos y más lentamente de lo necesario[iv] y la crisis de bancos, hipotecas, productos financieros de derivados y burbujas inmobiliarias produjeron un terremoto en los países desarrollados con repercusiones importantes en los países en vías de desarrollo; los ODM habían dejado de considerar muchos aspectos de la realidad para lograr un verdadero cambio. Se imponía repensar las cosas y crear un nuevo paradigma que hiciese posible afrontar verdaderamente los problemas del mundo desde su raíces.
El 26 de julio de 2012 fue aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas la resolución “El futuro que queremos”[v], a 20 años de la celebración de la Conferencia de Río 1992, por lo que a esta resolución se la llama normalmente ¨Rio + 20¨. El nombre oficial es Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible. Poco a poco se va dando forma a los que van a constituir el núcleo interrelacionado de los ODS 2030. Se ven cada vez más claros tres desafíos: erradicar el hambre y la pobreza; cuidar a la persona y las sociedades de tal manera que desarrollen existencias de calidad y detener el deterioro y destrucción del planeta. La clave está en definir lo que se entiende por Desarrollo sostenible y cómo dar cauce a su realización; se define como: el desarrollo que satisface las necesidades del presente sin comprometer la posibilidad de que las generaciones futuras satisfagan las suyas[vi]. Profundizaremos más adelante en este importante concepto
Los temas que van desgranándose a lo largo del documento Río + 20 son: Erradicación de la pobreza; Seguridad alimentaria, adecuada nutrición y agricultura sostenible; Agua y saneamientos; Energía; Turismo sostenible; Transporte sostenible; Ciudades y asentamientos humanos sostenibles; Salud y población; Promover pleno empleo, trabajo decente y protección social para todos; Océanos y mares; Islas pequeñas y estados en desarrollo; Países menos desarrollados, Países sin salida al mar; África; Esfuerzos regionales; Reducción de riesgos de desastres; Cambio climático; Selvas; Biodiversidad; Desertificación, degradación de la tierra y sequías; Montañas; Desechos químicos y basuras; Consumo y producción sostenibles; Minería; Educación; Igualdad de género y empoderamiento de la mujer. Río + 20 podría ser considerado como el borrador de lo que serán los ODS 2030, aunque hay dos conferencias que han de ser consideradas también como marco necesario para comprender el nacimiento de la Agenda 2030.

Del 13 al 16 de julio de 2015 tiene lugar en Addis Abeba, Etiopía, la Tercera Conferencia Internacional sobre la Financiación del Desarrollo. Estamos en fechas inmediatamente anteriores a la aprobación de los ODS 2030. El documento final de la conferencia es un vademécum de lo que significa el Desarrollo sostenible y su aplicación a la economía. El compromiso de la sociedad toma cuerpo en este documento con el que se conecta curiosamente con muchos de los planteamientos de la Laudato Si respecto a la concepción del desarrollo.

El último documento a comentar es el ¨Acuerdo de París¨[vii] correspondiente a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. Tuvo lugar en París del 30 de noviembre al 11 de diciembre de 2015. 195 países firmaron la primera declaración vinculante sobre el cambio climático; fundamentalmente se centra en la reducción de emisiones de gases contaminantes de efecto invernadero con el objeto rebajar la subida de la temperatura global.

 

Estos documentos han ido dibujando poco a poco el horizonte de los ODS 2030 que, como veremos, representan un hito más en el camino hacia la creación de un mundo más humanamente global, siguiendo las orientaciones del ADN de las Naciones Unidas.




[1] “Conferencia mundial sobre Educación para todos”( Jomtlen, Thailand, 1990), “Cumbre mundial para la Infancia” (Nueva York, 1990), Conferencia de las Naciones Unidas sobre Desarrollo y Medio ambiente” (Río de Janeiro, 1992), “Conferencia internacional sobre población y desarrollo” (El Cairo, 1994), “Cumbre mundial sobre el Desarrollo social” (Copenague, 1995), “Cuarta conferencia mundial sobre la mujer” (Beijing, 1995).



[i] https://undocs.org/es/A/RES/65/1. (Consultado en Marzo 2019)
[ii] http://www.un.org/es/millenniumgoals/bkgd.shtml. (Consultado en Marzo 2019)
[iii] http://www.un.org/en/mdg/summit2010/pdf/MDGSummit_Matrix_12Nov2010_rev2_REV%20DZ.pdf. (Consultado en Marzo 2019)
[iv] http://www.un.org/es/mdg/summit2010/pdf/overview_sp.pdf. (Consultado en Marzo 2019)
[v] https://undocs.org/es/A/RES/66/288. (Consultado en Marzo 2019)
[vi] Comisión Brundtland (1987) 
[vii] https://unfccc.int/resource/docs/2015/cop21/spa/10a01s.pdf. (Consultado en Marzo 2019)

Comments